Tremendo susto se llevaron tres mujeres que iban como pasajeras en un taxi del Aeropuerto de Aguascalientes, ya que cuando se dirigían al municipio de Calvillo donde tienen su domicilio, al vehículo de alquiler se le salió una llanta y provocó que se accidentaran.
Por fortuna, el taxista logró controlar la unidad automotriz antes de que abandonara la cinta asfáltica, por lo que ninguna persona resultó lesionada.
Este accidente se registró el domingo a las 07:25 de la mañana, en la carretera federal 70 Poniente, a la altura del kilómetro 30+500.
Quienes se llevaron tremendo susto fueron tres mujeres identificadas como Delia, de 58 años; María, de 62 años y Gabriela, de 36 años, todas con domicilio en el poblado de La Fortuna, en el municipio de Calvillo.
Poco antes, habían abordado en el aeropuerto internacional “Jesús Terán Peredo” de la ciudad de Aguascalientes, un taxi del Aeropuerto de Aguascalientes, a fin de trasladarse al municipio de Calvillo.
Abordaron un coche VW Jetta, modelo 2012, color blanco y con número económico 58, conducido por el taxista de nombre Alejandro.
Cuando el taxi del aeropuerto se desplazaba en condiciones normales por la carretera federal No. 70 Poniente en dirección de oriente a poniente y llegar a la altura del kilómetro 38+500, repentinamente se le desprendió la llanta delantera derecha.
Debido a ello, el taxista perdió el control del volante, pero rápidamente se repuso del susto y tras lograr controlar otra vez el vehículo, pudo detenerse metros más adelante, sin que ninguna persona resultara lesionada.
Al lugar del accidente llegaron unidades de la Policía Federal, quienes tomaron conocimiento de los hechos.