CDMX.- Horas antes de subir al escenario, Gloria Trevi ya se adueñaba de la Arena Ciudad de México con un séquito de asistentes en camerinos y más de 20 músicos en escena.
“Todos los conciertos tienen sus momentos mágicos, sus historias, sus anécdotas. Cada noche es una historia diferente. Me ha tocado subir a la chava que a la mera hora no era chava”, dijo en entrevista, antes de salir a cantar.
En las butacas, Karina Ambriz, Anuar, José Talamantes y Eddy Ray, de La Voz… México, veían a su coach en acción mientras ésta pedía ajustes de iluminación y sonido.
Gloria compartió su experiencia con Yuliana Martínez, del equipo de J. Balvin, y le dio consejos mientras ensayaban su participación en “I Will Survive”.
“Te sales por adelante, no por atrás, y te despides despacio”, le dijo.
“Esto es pura poesía musical”, bromeó con sus músicos después de un cambio en una canción.
“Soy super perfeccionista, todo el tiempo que pueda preparar, siempre voy a encontrar algo que pueda mejorar”, comentó.
En los camerinos, un staff que cuida de su aspecto la esperaba para transformarla antes del show.
Cerca de 60 accesorios, 10 cambios de vestuario y varios pares de zapatos altos ya estaban listos antes de que llegara.
“Mi ritual más importante es pedirle a Dios que me ilumine, que me guíe. Hacer que la gente se divierta, que juntos vivamos un momento que rompa con cualquier monotonía”, recalcó ya enfundada en el traje de Mr. Trevi, su álter ego. (Staff/Agencia Reforma)

Compartir
Artículo anteriorRencuentro
Artículo siguiente¡Viboritas!