En enero de 2016 se presentaron un total de 236 quejas siendo los tres sectores más socorridos telecomunicaciones, el sector turístico y los talleres mecánicos, informó la delegada de Profeco, María Teresa Ávila Guel; puntualizó que el porcentaje de conciliación es del 80%, por lo cual se ha podido garantizar que se cumplan los derechos de los consumidores.
“En telecomunicaciones es por negativa a la entrega, deficiencia en la reparación, producto o servicio equivocado, negativa a hacer efectiva la garantía, negativa a corregir errores de cobro, cobro de cuota extraordinaria, producto o servicio no solicitado o no autorizado, o negativa a la rescisión del contrato. En cuanto al turístico, en el cual están agencias de viajes, hoteles y aerolíneas, es por negativa de cambio o devolución, negativa a la entrega o negativa a la rescisión del contrato. En talleres mecánicos es deficiencia en la reparación, negativa a la entrega, o negativa al cambio o devolución”, detalló.
La funcionaria señaló que con ello se lleva a cabo el procedimiento correspondiente, sin embargo, hay proveedores que no atienden a las solicitudes de la Profeco; precisó que aquellos casos en que no se puede conciliar, se dejan a salvo derechos para que el consumidor los ejerza por otra vía, o si el proveedor incurre en una violación a la Ley en específico, se turna un proceso por infracciones a la Ley; aunque dijo que también se dan casos en que el consumidor no asiste a las audiencias, entonces se da por desistida la queja.
“Las sanciones se pueden imponer por diversos motivos, si el proveedor no asiste a alguna audiencia, se le impone una multa, si omitió en traer un requerimiento de información que se le solicitó en la audiencia, también se le impone una multa, y los que incurren en un procedimiento por infracciones a la Ley, son los que se hacen acreedores a una multa más alta; un proveedor normalmente cuando viola la Ley, viola más de un artículo, pero la misma ley nos señala que no podemos multar más allá de 3 millones 900 mil pesos”, indicó.
En el caso de denuncias dijo que en este mismo periodo se presentaron 15 las cuales se atendieron en su totalidad, dando como resultado nueve verificaciones correctas, tres que se aplicó la medida precautoria, con sellos de suspensión, y tres que no se encontró el domicilio o estaban incorrectos los datos que proporcionó el consumidor.
“El giro más denunciado fue el de abarrotes, seguido de varios otros como agencias de viaje, carnicerías, casas de empeño entre otros; la concentración de denuncias se hicieron en la capital. De las medidas precautorias se aplicaron en una casa de empeño, la segunda en una agencia de viajes de la cual fue presentada una queja y una denuncia, y la tercera fue una venta de telas, que fue por utilizar la terminal bancaria, para tarjeta de débito o crédito con una comisión”, puntualizó.