Rolando Herrera
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 25-Ago.- A cuatro meses de que se dio a conocer que posee una fortuna en bienes inmuebles en Miami, Florida, el diputado Bernardo Quezada, de Nueva Alianza, solicitó licencia indefinida en su cargo.
El legislador, quien el 15 de abril fue exhibido por el diario estadounidense “Miami Herald”, por poseer 13 departamentos con valor total de 8.2 millones de pesos, no dio ninguna explicación pública sobre su decisión.
Fuentes del partido indicaron que al interior de ese instituto Quezada se limitó a decir que su renuncia se debía a motivos personales.
A solicitud del grupo parlamentario de Nueva Alianza y del propio Quezada, la PGR inició una investigación en contra del aún legislador, cuyo resultado no se ha dado a conocer.
Conforme a lo publicado por el “Miami Herald” y distintos registros públicos, Quezada es propietario de los inmuebles junto con su esposa, Jessica Peredo Rincón, quien es hija de Héctor Peredo, dueño de Grupo Etesa.
Dicha compañía está entre las que se han visto beneficiadas con el llamado “Profeproa”, el rescate que por cerca de mil 226.4 millones de pesos ha operado el Gobierno federal a través del Banco del Ahorro Nacional y Servicios Financieros (Bansefi).
La empresa logró colocar miles de créditos entre los maestros agremiados al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), los cuales se volvieron impagables para los docentes por las altas tasas de interés cobradas.
El crecimiento de Etesa coincide con el paso de Quezada por el SNTE, donde fue secretario general de la Sección 11 y secretario de Créditos y Vivienda.
El suplente de Quezada en San Lázaro será Luis Manuel Hernández León, quien se venía desempeñando como coordinador del Colegiado Nacional de Seguridad y Derechos Sociales del SNTE y ha sido Secretario del Comité de la Sección 19 del Sindicato en Morelos y miembro de la Sección 45 de Guanajuato.