Noé García Gómez

Nuevamente un importante logro para el país lo echaron a perder los mismos que lo impulsaron, la eliminación de la visa para los mexicanos para visitar Canadá fue opacado por la mala asesoría, comunicación y logística de quien rodea al presidente. Siempre he creído que los gobernantes no tienen que rodearse solo de profesionales de la adulación, pero lamentablemente es una tentación que el ego del político no logra evitar.

¿Qué pasó en Canadá? Nada más que fueron pifias tras pifias del presidente y su equipo. Aquí enumero algunas.

 

Limitar la libertad del periodismo Canadiense

Los periodistas acreditados en el parlamento canadiense tienen una añeja regla periodística en las ruedas de prensa. Todos y cada uno de los reporteros que lograron acreditarse tienen derecho a hacer una pregunta, y tienen derecho a repreguntar. Esa es la tradición. Lo peculiar es que el equipo de comunicación del Gobierno Federal insistió al gobierno canadiense que esa regla se rompiera, que solo hubiera dos preguntas a cada mandatario, la sorpresa del gobierno estadunidense y canadiense lograron negociar que fueran cuatro las preguntas, ¿al final este capricho qué provocó? Que al empezar la rueda de prensa con Peña Nieto, el primer reportero en tomar el micrófono dijo al ministro Couillard: “Sólo quisiera llamar la atención sobre el hecho de que el presidente de Tribune de la Presse escribió a su oficina para protestar contra los límites que se han impuesto en cuanto al número de las preguntas que se pueden hacer a usted y a su invitado.” Al tocar el turno a Peña Nieto las dos preguntas se centraron en lo que quería evitar: la violación a los derechos humanos y la corrupción en México.

 

Debate con Obama sobre populismo

El presidente de México mal asesorado, le prepararon un discurso para que ante la coyuntura de la elección presidencial en EUA sería bueno que mandara un mensaje en contra de personajes populistas refiriéndose a Trump (sin decir su nombre y de paso hacer referencia en México a AMLO también sin mencionarlo) con ello quedaría bien con Obama, pero menuda sorpresa fue la respuesta del presidente estadunidense “Me preocupo por la gente pobre, que está trabajando muy fuerte y no tiene la oportunidad de avanzar. Y me preocupo por los trabajadores, que sean capaces de tener voz colectiva en su lugar de trabajo… quiero estar seguro de que los niños están recibiendo una educación decente… y creo que tenemos que tener un sistema de impuestos que sea justo… supongo que eso me hace populista”.

 

El presidente Canadiense defiende a los maestros

El tema de los maestros tuvo menor resonancia, ante las preguntas. Peña Nieto trató de justificar el actuar haciendo referencias beligerantes al movimiento magisterial. Su anfitrión, Trudeau, explicó al respecto: “Obviamente, como maestro, tuve una buena conversación acerca de esto con el Presidente (Peña Nieto), en lo concerniente a estos preocupantes incidentes ocurridos, pero también sobre la necesidad de entablar un diálogo constructivo y garantizar el fortalecimiento del estado de derecho”.

 

El confuso saludo de los tres presidentes

La imagen inicia cómo a un mismo paso entran a recuadro los presidentes de Canadá y Estados Unidos, a destiempo los sigue el de México, a la hora de darse la mano los dos primeros hacen conexión y se evidencia el nerviosismo y un extraño juego de manos de Peña Nieto. Lo mas bochornoso y preocupante a la vez es como para despedirse, los dos presidentes despiden al mexicano y ellos regresan para charlar sobre los edificios del fondo, Peña Nieto regresa y se topa con la espalda del presidente canadiense olvidándose de él por interminables segundos. La escena nos podría resultar cómica, pero parece un reflejo del nivel de interés y cómo ven esos países al nuestro, educados, atentos, pero sin mayor relevancia e interés de fondo. CNN tituló su nota “Peña Nieto protagonizó un momento incómodo”.

 

La selfie de los dos amigos

Se hizo viral en las redes sociales una peculiar selfie del encuentro de Países de América del Norte, una donde solo aparecían dos de los tres presidentes que integran dicho encuentro, nuevamente nuestro representante fue excluido.

 

Las protestas

En parte de los eventos diversas organizaciones e individuos salieron a protestar específicamente contra el gobierno de Peña Nieto, el clímax fue su llegada al Museo Casa Loma, pues se escucharon mientras ingresaban registrándolos tanto la prensa como los anfitriones.

Gran parte de lo anterior no fue reproducido en los medios tradicionales especialmente en televisión, pero en una era de la información en redes sociales, dichos sucesos se viralizaron, parodiaron y replicaron. Toda la gira podría resumirse en el concepto de tragicomedia donde el actor principal fue el presidente de México.

Y como ya es una constante en el presente sexenio, lo importante, el triunfo del viaje, se perdió. Sus aduladores en asuntos de comunicación perdieron nuevamente la batalla mediática, por más que pagaron inserciones en noticieros los hierros, ocurridos como nunca antes, cobraron mayor fuerza que el logro. Pero muy probablemente el presidente crea que la visita fue todo un éxito, pues eso es lo que le comunicarán su impenetrable círculo, seguirá engañado, seamos honestos no tenemos un presidente empapado de lo que realmente el pueblo de México piensa y siente.

Twitter: @noeg2