Para el presidente del Colegio de Ingenieros Civiles, Miguel Ángel Huízar Botello, es tiempo de evaluar y desarrollar proyectos ante la necesidad de traer agua de otras entidades del país debido al agotamiento del actual acuífero que abastece a Aguascalientes.
Al cuestionarle sobre las grandes obras de ingeniería que requiere Aguascalientes para los próximos años, Huízar Botello señaló la edificación de distribuidores viales, el libramiento carretero y dijo además la posibilidad de la construcción de un acueducto que surta de agua a la ciudad de Aguascalientes, dado que el manto acuífero del que se sustrae actualmente agua, está en fase de agotamiento.
Ante esta realidad, dijo el presidente de los ingenieros civiles, hay dos opciones: una de ellas es penetrar el subsuelo a profundidades por debajo de las que actualmente se extrae para pasar a otro manto acuífero, o bien, traer agua de entidades como Nayarit, en donde existe una cuenca, en una zona de cañones, desde donde se podría traer el vital líquido.
Ambas opciones representan grandes retos, el seguir explotando el subsuelo de Aguascalientes conlleva a que el agua que se extraiga a mayor profundidad, puede contener un mayor componente de sales, es decir, una agua cada vez con menos calidad, lo que obligaría a invertir en un proceso de tratamiento potabilizador y dejarla en condiciones para el consumo humano.
La otra opción, la de un acueducto, sería una obra que ofrece retos muy importantes, de entrada, dijo, el de carácter político, dado que hay toda una normatividad para el uso de las aguas nacionales que habría que negociar desde ahora, para que en un plazo de dos a tres décadas, se pueda estar abasteciendo la entidad de agua potable.
Otro de los retos lo significa, el aspecto de inversión, dado que será una obra de gran envergadura, que implicaría un enorme financiamiento, y desde luego el reto de ingeniería, que está relacionado con el desarrollo de un modelo que permita garantizar el ininterrumpido abastecimiento de agua para la ciudad.
Puntualizó que este tipo de grandes obras de ingeniería, deben proyectarse con suficiente anticipación, y el primer paso es el reconocer que unos años más tendremos que sustituir nuestra actual fuente de abastecimiento de agua, porque el actual acuífero está en vías de agotarse, dijo el presidente de los ingenieros civiles de Aguascalientes.
Hay algunas regiones del país en las que ya se trabaja sobre la construcción de acueductos como en Nuevo León, y el caso más ilustrativo es la propia Ciudad de México, en donde llevan ya algunos años abasteciéndose de agua de la cuenca del Cutzamala, dado que sus mantos freáticos no son suficientes para dotar del vital líquido a esas ciudades, dijo.