Ernesto Zaragoza lanzaba un excelente juego contra los Toros de Tijuana, pero no soportó las decisiones del umpire Michael Salazar, quien le “cerró el home” y le reclamó, por lo que de inmediato fue expulsado, misma suerte que corrió el manager de Rieleros, Marco Antonio Romero, al tratar de explicar que la marcación no estaba siendo justa. De ahí en adelante las vías para la Máquina ya no fueron lo mismo.

Por el expulsado Zaragoza entró Manuel Báez, quien cumplió buen relevo.

En la octava entrada, ganaba Rieleros 3-1; Báez dejó el montículo a Esteban Haro. Dusty Martin, lo recibió con hit al central; Juan Apodaca, que había recibido tres bases por bolas, conectó cuadrangular por el jardín derecho para darle la voltereta a la pizarra a favor de Toros de Tijuana por 4-3, todavía en un batazo que desvió el pitcher, los Toros anotaron la quinta carrera para cerrar la pizarra 5-3.

Jayson Urquides, despachó en tres hombres la novena entrada, apoyado por un doble play a batazo de Burgamy.