Adán García
Agencia Reforma

MORELIA, Michoacán 18-Jul .- Maestros disidentes paralizaron ayer la operación de más de 90 sucursales de Bancomer en 34 ciudades de Michoacán, en protesta por que la nómina educativa será depositada en el sistema financiero.
Autoridades locales lograron que en algunas sucursales se permitiera la operación de cajeros automáticos.
Fernando Chávez, vocero de la CNTE en la entidad, dijo que la toma fue en protesta por la bancarización de la nómina del sector educativo estatal, que desde el mes pasado comenzó a realizar el Gobierno estatal.
El pasado 15 de junio, la CNTE saboteó la entrega de 110 mil cheques de 65 mil trabajadores del sector educativo, como medida de presión para exigir la anulación de descuentos aplicados a maestros faltistas.
Para el pago de la segunda quincena de junio, el CNTE intentó repetir la medida, reteniendo cheques y bloqueando el área de pagos de la Secretaría de Educación en el Estado (SEE).
Sin embargo, el Gobierno instaló módulos externos en todas las regiones de la entidad, resguardadas por policías antimotines, para efectuar los pagos y comenzar a distribuir tarjetas de Bancomer.
De acuerdo a la SEE, hasta la semana pasada el proceso de bancarización llevaba un avance del 60 por ciento.