Abimael Chimal / Agencia Reforma

TOLUCA, Edomex  14-Jun .- Arturo Brizio tomó el mando de la Comisión de Arbitraje y su primera misión es restablecer la relación entre los silbantes y la FMF.

El ex árbitro mundialista fue presentado ayer por Decio de María, presidente del organismo, como el sustituto de Héctor González Iñárritu, cumpliendo el deseo de la Asociación Mexicana de Árbitros (AMA) de que un colegiado quedara al frente de dicha Comisión.

“Tenemos que entender que hubo momentos difíciles en la relación de árbitros con Federación y me parece que todos esos términos de dignidad, prudencia que ha habido de los dos lados, tenemos que amalgamarlos en un tema que se llama equidad”, comentó Brizio en su presentación.

“Como en cualquier organización o en cualquier grupo que haya seres humanos, tenemos que ser institucionales, hay temas de disciplina, de respeto, que tenemos que meter dentro del carril para que esto pueda marchar”.

La AMA rompió con González Iñárritu en marzo pasado, al considerar que no los apoyó cuando pidieron suspensiones de un año para Enrique Triverio y Pablo Aguilar, lo que derivó en un paro arbitral en la Jornada 10 del Clausura 2017.

Brizio reconoció que su nombramiento contó con el visto bueno de los silbantes.

“Por supuesto que hubo un acercamiento con ellos porque no tendría sentido llegar a un lugar donde no eres bienvenido.

“El grupo arbitral tiene que entender que el presidente de la Comisión no lo ponen ellos, pero obviamente es echarle gasolina a una fogata si llega una persona que no sea bienvenida en el grupo”, mencionó Brizio, quien, dijo, trabajará en la capacitación técnica de los árbitros.

Decio de María no quiso hablar de la presión que ejerció la AMA y consideró que este relevo en la Comisión de Arbitraje es el inicio de un proyecto integral.

“Tenemos que entender que somos parte de, que tenemos que construir un proyecto juntos, que no es un tema de personas, es un tema de conceptos”, señaló.

“Arturo tiene las cualidades suficientes para construir ese proyecto, para hacer entender que nadie es más importante que el otro, sino que todos somos parte sumatoria de un futbol”.