Todavía no está listo el 100% de abogados para el nuevo sistema

Falta la preparación de un buen número de abogados para que puedan asumir como se debe la implantación del nuevo sistema de justicia que pronto estará vigente en el estado. Francisco Frausto Ruiz Esparza, presidente del Colegio de Abogados de Aguascalientes, dijo que aunque este organismo, instituciones de nivel superior y autoridades gubernamentales, han impartido diferentes cursos y capacitaciones dirigidos a juristas, es fecha que el 100% del gremio aún no está listo.
“Estamos en vías, sí falta un buen número de abogados que tenga el deseo de hacer estos cursos de capacitación porque en un momento dado, tanto la materia penal, civil, familiar y mercantil, la oralidad se va a dar más poco a poco, entonces es un campo que nos va absorber a todos, no sólo a los penalistas”, anotó Ruiz Esparza.
Especificó que durante el año pasado, los juristas del estado se empezaron a preparar para estar actualizados en el tema de los juicios orales, tomando diferentes cursos y capacitaciones expedidos por diferentes organismos, sin embargo, no todo el gremio se vio interesado en tomarlos.
“Aquí en el Colegio de Abogados ya hicimos un curso, organizado por el órgano implementador de la Secretaría de Gobernación, la Universidad y la Fiscalía del Estado y este año vamos a tener más cursos, de instituciones como el Poder Judicial o la misma Fiscalía”.
Por otro lado, informó que la saturación de casos sin resolver en la Fiscalía, se debe al sistema que tienen implementado para emitir denuncias y darles trámite; “sí son muchos requisitos de la ley, ratificar una denuncia, citar testigos, llamar a declaración a las partes, es intenso el trabajo”, mencionó el jurista, por lo que dijo es necesario que el gremio de abogados mantengan el contacto con las autoridades para aligerar esa situación, pues es conveniente para ambas partes, ya que generalmente el cliente califica al jurista de inepto al no ver avances en sus casos; “el sistema así nos tiene, las agendas, las fechas, los términos que la ley pone, que son cuestiones ajenas al abogado”.