Lorena Becerra y María Antonia Mancillas
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 12-Abr .- La aprobación del Presidente Enrique Peña Nieto cayó 9 puntos porcentuales en el último cuatrimestre, consiguiendo apenas el 30 por ciento.
Este nivel representa un mínimo histórico, no sólo en lo que va de su gestión, sino en comparación con los tres Mandatarios que le anteceden. De igual forma, sus tasas de desaprobación son las más altas registradas en la serie, que inició desde 1995.
Así lo revela la más reciente encuesta nacional de Grupo Reforma aplicada a mil 200 adultos en todo el País del 7 al 10 de abril.
Nunca antes un Presidente había tenido un nivel tan bajo de aceptación, incluyendo a Ernesto Zedillo durante la crisis económica de 1995, cuando su aprobación se ubicó en 31 por ciento, o al mismo Enrique Peña después de la fuga de “El Chapo”.
El estudio muestra que el desempeño del Ejecutivo en el manejo de la economía es el más afectado en esta medición, seguido por el empleo y el combate a la pobreza, lo cual denota un fuerte desgaste de la percepción ciudadana respecto a la temática económica.
Aunado a esto, los ciudadanos tampoco señalan mejoras en la actuación de Peña Nieto en otros rubros, como seguridad pública, o la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado.
Además, el combate a la corrupción se mantiene como uno de los temas peor evaluados de esta administración.
En el segmento de líderes, la aprobación presidencial no muestra cambios significativos.
No obstante, tanto ciudadanos como líderes perciben un deterioro importante en la situación económica del País en los últimos 12 meses.