Heriberto Alcalá Guerrero

Luego de dos tiroteos consecutivos, la Policía Estatal logró detener a presunto ladrón de vehículos. Minutos antes había robado una camioneta en Jesús María y cuando ya se fugaba fue detectado por los oficiales. Le marcaron el alto pero opuso resistencia. De hecho disparó contra los policías pero no hizo blanco.
Finalmente lograron capturarlo. Le aseguraron arma y vehículo.
La Secretaría de Seguridad Pública del Estado dio a conocer que los hechos iniciaron alrededor de las 02:30 horas en la comunidad Corral de Barrancos. En la calle José Flores y López Portillo, se encontraba estacionada una camioneta Chevrolet color negro placas AE-15428.
El acusado se apoderó del vehículo y cuando lo ponía en marcha, con los ruidos despertó a la dueña. La afectada sospechó que algo le hacían a su camioneta y al asomarse se percató de que estaba en lo cierto. De hecho, ya no vio su vehículo. De inmediato llamó al servicio de emergencia y reportó el robo.
Policías estatales y municipales de Jesús María iniciaron el operativo de búsqueda. Minutos más tarde la detectaron circulando sobre la calle prolongación Morelos en San Antonio de los Horcones. Ya confirmado que era la misma camioneta, le ordenaron al sujeto que frenara la marcha.
No acató la indicación. Al contrario, aumentó velocidad y al mismo tiempo empezó a disparar contra los uniformados. Obvio, repelieron la agresión.
En la terracería a la comunidad El Cenizo, el presunto responsable perdió el control del vehículo, subiéndose a un montículo de tierra. Más no se daba por vencido. Bajó de la Chevrolet y una vez más abrió fuego contra los oficiales. Respondieron el ataque. El acusado invocó la muerte y casi se le concede el deseo.
Cuando al fin llegó a la conclusión de que sería acribillado si no se rendía, el sujeto arrojó el arma al piso en señal de rendición. Procedieron a asegurar el arma tipo escuadra cal.25 con 17 cartuchos útiles.
Por último, el detenido quedó a disposición del AMP.