Norma Zúñiga 
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 9-Oct.- Facebook había funcionado como un “escondite” para vendedores de medicamentos, suplementos alimenticios y, por supuesto, productos milagro.
Ahí, en el anonimato de la red social, se podían contactar comerciantes con clientes, sin que la autoridad sanitaria pudiera actuar de inmediato.
Desde hace 3 meses, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) estableció un acuerdo de cooperación con Facebook, el cual consiste en que la autoridad le reporta a la red social los URL que difunden publicidad ilegal.
“Facebook lo que hace es recibir nuestra notificación, lo manda directamente a sus oficinas en Irlanda, obtiene la respuesta de Irlanda y las bajan”, señaló Álvaro Pérez Vega, comisionado de Operación Sanitaria de la Cofepris, la cual regula 44 centavos de cada peso que gastan los hogares mexicanos.
Estimó que en este lapso ya suman al menos 95 páginas que ya han sido dadas de baja por la empresa de Mark Zuckerberg, debido a que incumplen con la normativa mexicana.
Incluso señaló que la información que obtienen a través de Facebook le ha permitido a la Cofepris verificar establecimientos relacionados con este tipo de publicidad.
“Ya estamos verificando todo, se rompe más que una barrera, yo creo que un obstáculo por la naturaleza que tenía o que tiene la red social y porque Facebook de una manera muy responsable coopera con la autoridad”, enfatizó.
Pérez Vega detalló que el principal producto que se promociona de manera ilegal en dicha red social son los medicamentos, seguidos por suplementos alimenticios, que engloban a los productos milagro.
Señaló que la Cofepris regularmente está en búsqueda de productos que incumplan con las reglas de promoción en el País para después reportarlos por bloques de 40 o 50 reportes a la compañía del “Me Gusta”.
Además, el órgano regulador también cuenta con este tipo de acuerdos de cooperación con Mercado Libre, Segunda Mano y Viva Anuncios, en el que se dan de baja los anuncios con publicidad ilegal.
Ahora el reto del órgano regulador en este tema, mencionó, son las páginas de internet privadas, en las cuales también se realiza la promoción de este tipo de productos, aunque su penetración es menor que Facebook o Mercado Libre.
En el caso de las páginas privadas, señaló, notifican a la Policía Cibernética y cuando advierten que el riesgo es alto se emite una alerta sanitaria.