Virgilio Sánchez
Agencia Reforma

OAXACA, Oaxaca 16-Jun.- Los turistas y habitantes de Oaxaca están atrapados en varios puntos del estado.
Debido al bloqueo que realizan los maestros disidentes en diversas carreteras, empresas de autobuses de primera y segunda clase decidieron suspender su servicio en todas sus terminales.
Integrantes de la Sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) bloquearon ayer 12 puntos en la región del Istmo, dos en la Mixteca y dos en Valles Centrales.
La compañía ADO, que controla cinco líneas, informó que suspendió sus salidas a sus terminales localizadas en la Ciudad de Oaxaca, Juchitán y Huatulco.
“En Oaxaca está todo paralizado porque las carreteras están cerradas, además del centro”, expuso un empleado de la empresa en el módulo de atención a clientes en la terminal de esta capital.
La empresa mantuvo hasta el miércoles sus corridas, aunque con retrasos y desvíos de ruta. En redes sociales se exhibieron fotografías de autobuses cruzando el lecho del Río Atoyac para burlar el bloqueo magisterial.
Decenas de pasajeros hicieron fila en la terminal de la ciudad para reclamar el reembolso o el cambio de fecha para su viaje.
A los clientes que tenían boleto a la Ciudad de México, la compañía les ofreció iniciar el recorrido a bordo de una camioneta que los dejaría en el Municipio de Nochixtlán, cerca del punto donde integrantes de la CNTE tienen cerrada la autopista Puebla-Oaxaca.
Una vez ahí, explicó una empleada a los interesados, debían cruzar por su propio riesgo a pie el plantón hasta el otro extremo, donde los esperaría un autobús de ADO que los trasladaría a la Ciudad de México. Quienes no quisieron, recuperaron el monto pagado por su boleto.
Los pasajeros que salieron entre el lunes y martes desde la Ciudad de México con destino a la Ciudad de Oaxaca se quedaron atrapados durante más de 24 horas en el bloqueo magisterial en Nochixtlán.
Una de las afectaciones que han provocado los bloqueos de la CNTE es el desabasto de combustible, que se agudizó en los últimas 48 horas en varios municipios de las regiones del Istmo y Costa.
En Huatulco, el principal destino de playa de Oaxaca, sólo operó ayer una estación de servicio que tenía gasolina premium, ya que en el resto se acabó su inventario.
En el Istmo, las gasolineras también cerraron porque no han recibido la distribución de combustible.