Un promedio de veinte robos por abigeato acontecen mensualmente en la zona rural del Municipio de Aguascalientes, donde los productores del ganado se resisten a interponer las denuncias penales correspondientes por temor a las represalias de la delincuencia o por ignorancia, y con tal acción dejan la puerta abierta para que vuelva a suceder.
Decenas de familias que habitan en las delegaciones rurales de Salto de los Salado, Calvillito, Cañada Honda y Peñuelas, se encuentran seriamente preocupadas por la inseguridad pública, donde el robo de ganado se mantiene como una constante, un problema grave y real entorno a sus parcelas y viviendas.
Ante ello, los habitantes de estas zonas rurales han emprendido una estrategia de vigilar entre los mismos vecinos para salvaguardar sus bienes y sus animales, acompañado por la estrategia de la autoridad delegacional de conducirlos directamente ante el Ministerio Público.
Al respecto, los delegados de estas cuatro demarcaciones municipales, Rita Verónica Cruz Medina, Jorge Eduardo Sánchez de la Torre, Juan Carlos Pedroza Meléndez y Víctor de Santos Nieves, manifestaron que el gran reto es concientizar a la población para denunciar cualquier hecho delictivo, sea el abigeato, robos a casas habitación o los cristalazos a vehículos.
Las zonas rurales más afectadas por el abigeato son las delegaciones de Calvillito y Salto de los Salado, donde los productores de ganado se enfrentan con la constante de perder vacas, chivos, borregos, entre otros, quienes sienten que las autoridades judiciales no hacen lo suficiente para contener este delito que representa una pérdida económica muy considerable.
La delegada municipal de Salto de los Salado, Rita Verónica Cruz Medina, aseveró que existe el apoyo de seguridad pública pero el problema es la ausencia de reportes ciudadanos ante el Ministerio Público por temor a las represalias, aquéllos se quedan con el aviso ante la autoridad delegacional.
Por su lado, la delegación de Salto de los Salado, en donde viven más de mil 700 personas, el problema se localiza más en las comunidades de San Pedro, los Caños, el Taray y el Niágara con un promedio de 7 robos de ganado por semana o quincena.
En la delegación de Calvillito, que se conforma por aproximadamente 11 mil habitantes distribuidos en 12 comunidades con 74 localidades, aquí se enfrentan 8 a 10 casos por mes por abigeato, donde esta instancia municipal ha optado por llevar directamente a las personas afectadas por este delito para que lo denuncien y pueda ser investigado y perseguido por la ley.
Juan Carlos Pedroza Meléndez aseveró que los productores de ganado cuando no denuncian ante la autoridad judicial conceden el permiso a los delincuentes para que los vuelvan a atacar. De cada 10 robos de ganado, sólo el 20% interponen su demanda penal.
La semana pasada, dijo que a 3 productores de ganado de Calvillito los obligó a acudir ante el Ministerio Público para interponer su denuncia y evitar que se queden impunes estos robos.
La delegación de Cañada Honda, que preside Jorge Eduardo Sánchez de la Torre, está conformada por 7 comunidades donde viven alrededor de 9 mil personas; aquí se enfrenta el problema de la inseguridad pública como el robo a casas habitación con 4 o 5 por día; el cristalazo a vehículos y el abigeato en algunos productores de ganado, aunque aquí no es tan frecuente como ocurre en otras demarcaciones municipales rurales, pero se registra un caso por mes.
En la delegación de Peñuelas, según lo comentó su titular, Víctor de Santos Nieves, se han presentado algunos de estos delitos, que requiere de un trabajo de concientización social y denuncia para coartar la acción de la delincuencia.