CIUDAD DE MÉXICO.- Sus 40 años de trayectoria no han sido de gratis, sino producto del profesionalismo y eso lo demostró ayer Miguel Bosé al grabar su MTV Unplugged.
Y es que, pese a problemas en la garganta, el intérprete se entregó por completo durante el show.
Bosé evidenció su dificultad para cantar porque en momentos el sonido era casi ineludible y se escuchaba que forzaba la voz. Sin embargo, dio muestra de sus tablas al interpretar de corrido los primeros cuatro temas, el primero de ellos “Nena”.
Instantes antes de comenzar, el equipo de producción lanzó la advertencia al público de que las fotos y videos estaban prohibidos y lo animó a mostrarse emocionado para capturar las primeras tomas.
“Va a haber innumerables sorpresas porque todo va a tomar otra dimensión, otra magia, y, sobre todo, va a haber muchos invitados”, dijo el anfitrión.
La primera fue Sasha Sökol, quien acompañó a Bosé en “Como un Lobo”, para seguir con “No Hay un Corazón que Valga la Pena”, junto a Pablo Alborán, y una tercera canción con Marco Antonio Solís, en “Olvídame Tú”.
Al lado de Benny Ibarra ofreció “Sólo Así”; Fonseca, Juanes y Ximena Sariñana fueron otros de sus invitados. Estrenó también “Estaré”, canción que dedicó a sus cuatro hijos.
Durante la grabación, Eduardo Lebrija, senior vicepresidente y director general de Viacom México, entregó al artista el premio prosocial MTV Agentes de Cambio “Chiuku”, en reconocimiento a su labor en distintas causas, como la preservación del ambiente y la lucha contra el VIH/SIDA. (Fidel Orantes/Agencia Reforma)