Alberto Bortoni
Agencia Reforma

La Escape recibe una nueva cara para el 2016. Presentada en el Autoshow de Los Angeles, la nueva Escape luce una cara más conservadora que antes.
Se trata de un rediseño de media generación, pero uno con algunos cambios importantes, sobretodo en la parte frontal y trasera del crossover de Ford. La fascia frontal fue completamente rediseñada y es ahora más vertical que en el modelo que substituirá.
La parrilla es más grande, visualmente luce menos aerodinámica aunque quizá por los cambios en la parte baja de la parrilla realmente no sea menos eficiente que en el modelo anterior. Las tomas de aire que están en la Escape actual bajo la línea de defensa se han reducido y ahora es sólo una toma pequeña en la parte central y en los laterales los faros de niebla ocupan una parte más importante.
El cambio exterior seguramente será bien recibido; parece incluso un poco a la generación anterior. En el interior los cambios también se han dado, pero sigue teniendo un diseño muy rebuscado en comparación a algunas de las alternativas del mercado.
El modelo presentado debutará en Estados Unidos a principios del 2016; sin embargo, para México la fecha de lanzamiento está todavía a casi un año de distancia. La razón está en que Ford utiliza toda la producción estadounidense para su mercado interno y para México la Escape viene de otra planta de manufactura, la de Valencia en España. Esta planta tardará algunos meses más en cambiar su producción.
Además de los cambios estéticos de la Escape, Ford también presentó algunos cambios importantes en el tren motriz. Ahora la Escape contará con dos opciones nuevas de motores turbocargados, un pequeño motor de 1.5 litros de desplazamiento será una de las opciones más eficientes. Este motor todavía no tiene cifras oficiales, pero Ford afirma que deberá de producir lo equivalente del motor de 1.6 litros; esto es cerca de 180 caballos de fuerza y 185 lb-pie de torque.
Para quien busque más potencia estará la opción del 2 litros turbocargado; un Ecoboost al igual que el 1.5 pero en este con 245 caballos de fuerza y 275 lb-pie de torque. Estos dos motores turbo vendrán equipados de serie con el sistema auto start-stop. El sistema apaga el motor completamente cuando se está detenido y lo reinicia en cuanto el conductor quiere regresar a la marcha. Según Ford esto provee una eficiencia adicional de entre 4 y 6 por ciento.
De serie, el motor que estará disponible será el mismo motor de cuatro cilindros y aspiración natural con 2.5 litros de desplazamiento. Este sin la tecnología de auto start-stop.