Frente a la imposibilidad de acceder a nuevas licencias de operación, las tiendas de conveniencia encontraron una estrategia para instalarse en la ciudad de Aguascalientes, al acercarse a tiendas de abarrotes bien ubicadas en la mancha urbana, negocian con ellas, se quedan con sus licencias vigentes y proceden a la modernización de instalaciones de los establecimientos, reveló ayer el secretario del Ayuntamiento, Manuel Cortina Reynoso.
Señaló que esta maniobra es legal y apegada a derecho, porque comercialmente exhiben la marca de la cadena hacia afuera, aunque por dentro siguen siendo la misma tienda registrada ante la autoridad municipal, ya que están obligados a respetar las condiciones de la licencia que se tramitó en su momento para la venta con o sin alcohol.
Hoy en día, el Municipio de Aguascalientes cuenta con más de seis mil licencias otorgadas para tiendas de abarrotes, con o sin venta de alcohol, lo que representa un mercado muy amplio para las tiendas de conveniencia y que dependerá del interés que las cadenas comerciales tienen para crecer por esa línea.
También mencionó que existen aproximadamente 700 licencias de operación para tiendas de conveniencia.
El funcionario señaló que las tiendas de conveniencia pueden ponerle el nombre de su preferencia al establecimiento modernizado, lo único a lo que están obligadas es a respetar los términos de la licencia municipal. El nombre comercial no es regulado por el Gobierno capitalino, pero sí el uso del suelo, el giro y los horarios.
La Dirección de Reglamentos será muy estricta en la vigilancia de los horarios y la actividad que ampara cada licencia de operación de las tiendas de abarrotes convertidas en cadenas comerciales.
Agregó que la cadena comercial se acerca a las tiendas de abarrotes de su interés y negocian con ellas, proceden a coinversiones, lo que resulta válido y legal ante las autoridades de Aguascalientes.
Por parte del Municipio capitalino, dijo que las únicas licencias de operación que se otorgan para tiendas de conveniencias son en la apertura de nuevas gasolineras, fuera de esos espacios se mantiene la política de no otorgar a ninguna más.
Manuel Cortina Reynoso precisó que cualquier tienda de abarrotes puede convertirse prácticamente de un día para otro en una cadena comercial, ya que el titular de la licencia pone el documento y el local, mientras que las cadenas aportan la inversión para ampliar el establecimiento, donde ese espacio no se considerará jurídicamente como nuevo, sino con una sola remodelación exterior, apuntó.
Tales cambios no son necesarios reportarlos a la autoridad municipal, por lo que no existe una cifra oficial del número de negocios que han optado por estas estrategias de crecimiento comercial, dijo.
Un ejemplo de esto se encuentra en las calles de Benjamín de la Mora y Valladolid, donde había un establecimiento de vinos y ahora ya es un Oxxo, cuya tienda de conveniencia presenta la licencia que se expidió en enero pasado y sólo se registró un cambio exterior.
Finalmente, el secretario del Ayuntamiento y director de Gobierno del Municipio de Aguascalientes, señaló que esa estrategia legal no buscará detenerla la autoridad capitalina, ya que también es una oportunidad para crecer los pequeños comercios, donde el reto se encuentra en las negociaciones que realicen entre las partes.