Finaliza el horario de verano el próximo 29 de octubre y tendrá que retrasarse el reloj una hora, para que el domingo 30 sea el inicio del horario de invierno que se extiende hasta la primera semana de abril del 2017.
La Secretaría de Energía recomienda a las personas que el sábado antes de irse a dormir, atrasen una hora sus relojes, de modo que al día siguiente reanuden sus actividades con el horario de invierno.
El Fideicomiso para el Ahorro de Energía Eléctrica (FIDE) informó que cada hogar tuvo ahorros de 1.3782 pesos por kilowatt hora (kW/ un costo medio de la energía eléctrica), al estimarse que de manera global se presentó un ahorro de energía eléctrica de 1,030.40 gigawatts hora (GWh).
Al respecto, el subgerente regional del FIDE, Marco Antonio Gutiérrez Perucho sostiene que los beneficios en ahorro de consumo de energía eléctrica suelen percibirse poco en los hogares, pero se concentran en menor disposición de energéticos y de menor impacto ambiental.
En materia ambiental, el ahorro generado por el Horario de Verano en 2016 evitó la emisión de 468 mil toneladas de bióxido de carbono, como principal contaminante de efecto invernadero, o el equivalente a la quema de 1,313 barriles de petróleo crudo.
El ahorro de energía durante el periodo del Horario de Verano, sería suficiente para abastecer el consumo eléctrico de 593 mil casas habitación durante todo un año, con un consumo promedio 289 kWh al bimestre.
Para los 33 municipios de la franja fronteriza del norte del país, el Horario de Verano termina el próximo domingo 6 de noviembre, mientras que los estados de Sonora y Quintana Roo no participan en el Horario de Verano, por lo que ambas entidades mantienen su respectivo horario.