Josemaría León Lara Díaz Torre

A pesar de la desinformación mediática en la que vivimos, como mexicanos percibimos en el día a día la realidad de nuestro país; sin embargo es rara la ocasión en la que llegamos a darnos cuenta de cómo nos ve el resto del mundo. Esta semana debido a un hecho lamentable en el que ocho turistas mexicanos perdieron la vida en Egipto, dio parte a que conociéramos la apreciación de nuestro México ante los ojos del orbe.

Es cierto que quizás las declaraciones del Ministro de Relaciones Exteriores Egipcio estuvieron fuera de lugar al comparar la realidad de inseguridad que afronta México, con el terrorismo de aquel país, pero es un asunto que en el fondo no nos debería de sorprender puesto que la violencia y el miedo que se viven en ambas latitudes podrían llegar a ser similares.

La postura del Gobierno Federal ha sido prudente, y la respuesta ha sido hasta el momento oportuna al enviar a la Canciller Claudia Ruiz Massieu a Egipto para auxiliar a los sobrevivientes, auxiliar a la repatriación de las víctimas pero sobre todo para exigir una clara investigación de los hechos y un real castigo a los responsables.

México y Egipto en estos momentos se encuentran lidiando en un serio problema diplomático puesto que hasta el momento lo que se sabe es que el bombardeo aéreo que acabó con la vida de los turistas connacionales fue llevado a cabo por parte del ejército del país africano. La prensa internacional coincide en que la causa principal es que el convoy en el que viaja el grupo de turista fue confundido con un grupo terrorista y el escudo supuesto del gobierno egipcio es sobre supuesto terreno restringido, por dónde circulaban.

Sin embargo surge la duda escéptica sobre hasta qué punto se encuentra el gobierno mexicano en estos momentos legitimado para exigir una investigación clara. Justo la semana pasada el grupo interdisciplinario de expertos independientes designado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, vino a desmentir la famosa “Verdad Histórica” de los atroces hechos de Iguala Guerrero.

Desde esta redacción sólo me queda desear una pronta resignación a las familias de las víctimas y una pronta recuperación a los sobrevivientes del accidente; agradeciendo de tu lectura como cada semana y queriendo saber tu opinión: jleonlaradiaztorre@gmail.com / @ChemaLeonLara