Estamos seguros que las familias que comparten sus casas con más de tres perros estarán llenas de recuerdos y graciosas anécdotas de la cantidad de puntadas chistosas que hacen entre ellos.
Y para las familias que tienen un perro y tal vez les dé un poco de miedo ingresar un nuevo miembro a la familia, tenemos algunos buenos consejos que estamos seguros te ayudarán a tomar tan importante decisión.
Para empezar a los perros les encanta convivir en manada perruna, claro que son muy felices en pasar el día con nosotros, pero no hay como compartir el juego con uno de su misma especie, ellos cuando nacieron aprendieron a compartir dinámicas de juegos y a comunicarse correctamente entre ellos; así que cuando te tengas que salir de casa estarás tranquilo de que tu perro ya no estará solo, tendrá una buena compañía mientras te esperan a que regreses.
Tal vez otro motivo que tienes para temer es que puedan pelearse entre ellos, pues deja te platicamos que todo está en tus manos. Nuestros perros son como esponjas por lo que ellos sienten cómo nos encontramos de humor, por ejemplo, si nosotros estamos nerviosos ellos se sentirán de la misma manera sin saber por qué, provocando que estén muy inquietos, ladrando o destruyendo cosas. En cambio si nosotros estamos felices, tranquilos y positivos ellos estarán totalmente relajados y sin pleitos.
Y otra de las tareas que la convivencia entre varios perros te ayudará a ti a que sea más fácil, es que entre ellos se educan, siempre el perro que llegó primero a tu hogar y ya es un perro bien entendido le enseñará en nuevo integrante de la familia todo lo que aprendió, desde dónde se come, dónde se duerme, dónde se tiene que ir al baño, qué travesuras no nos gustan y cuáles nos dan risa, etc.
No dudes en intentar salvar una vida más de la calle y abrirle las puertas de tu casa y de tu corazón, estamos seguros que no te arrepentirás.

Adoptable de la semana
COLUMNA PROANIMALElla es Bellota. Fue rescatada con sus patitas muy lastimadas a causa del pavimento muy caliente, ya que una persona muy mala la traía caminando a pleno rayo de sol por horas desde muy lejos, después de platicar con él y hacerle ver que la perrita estaba lastimada aceptó en entregarla y poderle curar sus patitas. Ella convive muy bien con personas y otros perros, es cariñosa y juguetona.