Abel Barajas
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 10-Jun .- El juez federal de Estados Unidos que sentenció a Héctor Luis “El Güero” Palma Salazar advirtió que, tras su deportación, existe el riesgo de que el capo sinaloense reactive sus operaciones en el narcotráfico.
“Podría sentirse tentado a reiniciar sus operaciones”, señaló el juez Larry Alan Burns, de la Corte Federal del Distrito Sur de California, en San Diego, cuando el pasado 10 de agosto del 2015 le negó la reducción de la condena de 16 años de prisión, misma que ayer terminó de purgar con beneficios.
Burns rechazó la moción del capo de 55 años de edad –cuatro más joven que su compadre Joaquín “el Chapo” Guzmán–, porque en su opinión pudo haber sido acreedor a la cadena perpetua, al tratarse de una figura destacada del narcotráfico.
De hecho, lo comparó con los máximos operadores del Cártel de Tijuana, como lo son Ismael Higuera Guerrero “El Mayel” y su hermano Gilberto Higuera “El Gilillo”, sentenciados a 25 y 20 años de prisión, o Francisco Javier Arellano Félix “El Tigrillo”, condenados a 23 años y medio de cárcel.
“Esta Corte considera que su responsabilidad criminal es similar a la de ellos”, determinó el juez estadounidense, al negarle el beneficio, señala el documento.
La condena de 16 años impuesta a “El Güero Palma” se contabilizó por orden del juez desde el 2002, año en que formalmente inició su juicio de extradición en México, no obstante que estaba preso desde 1995.
Por su buena conducta, recibió el beneficio de la libertad anticipada, al purgar el 85 por ciento de la condena, misma que se cumplió el día de ayer, de acuerdo con la Oficina de Prisiones Federales de la Unión Americana.
Entre 2007 y diciembre de 2013 Palma estuvo en la prisión de súper máxima seguridad ADX de Florence, Colorado, en un confinamiento donde estuvo aislado 23 horas al día.
En diciembre de 2013 fue transferido a una penitenciaría en Florence y después a la de Atwater, en la zona central de California.
Cuando el año pasado solicitó la reducción de su castigo, manifestó ante la Corte en California que su único deseo era ser deportado para reunirse con su esposa e hijos.