Temen morir electrocutados

La Comisión Federal de Electricidad (CFE) deja a “media luz” toda una comunidad en el municipio de El Llano.
Los pobladores de la comunidad rural San Francisco de los Viveros, ubicada entre la carretera estatal 68 que conduce de Norias de Ojocaliente a la comunidad de La Luz, en El Llano, no cuentan con el suministro de energía eléctrica a plenitud, pero al mismo tiempo tienen miedo de electrocución por el deficiente trabajo realizado por personal de la paraestatal.
Los afectados señalan que la comunidad se quedó sin suministro hace dos semanas a causa de los vientos y lluvias que se presentaron en la región, por lo cual se reportó la falla al centro de atención a clientes, y una cuadrilla reparó la avería.
Sin embargo, los habitantes advierten que los trabajadores dejaron cableado con energía activa al ras de suelo, a sólo a unos metros de la Escuela Primaria “Cuauhtémoc”, a la que asisten los niños de decenas de hogares de San Francisco de los Viveros, con una población estimada de más de 200 habitantes.
“Los niños caminan al costado de la carretera hacia la escuela, y también juegan muy cerca de donde quedaron tres cables tirados que tienen corriente y corren peligro. El otro día una vaca que pastaba por ahí recibió una descarga”, relató uno de los vecinos afectados.
Pese a que el suministro fue reestablecido, el servicio no opera con normalidad desde que se registró la primera falla, ya que constantemente se presentan interrupciones y variaciones que afectan a hogares y negocios por igual.
Los denunciantes aseguran que insistentemente se han comunicado al número telefónico 071 de la CFE para pedir que las cuadrillas regresen al sitio a corregir la anomalía y levantar los cables que ponen en peligro a los menores, pero no han tenido respuesta.