Carlos Gutiérrez Gutiérrez

El software que no considere al ser humano como centro y razón de ser, está condenado a la subutilización.
Hoy, la tendencia en el mundo es que los desarrolladores consideren el punto de vista de los usuarios, para incluir cierto grado de ergonomía que lo haga utilizable, consideró Gonzalo Cuevas Agustín, catedrático de la Universidad Politécnica de Madrid y ponente del Foro Internacional de Emprendimiento en Alta Tecnología (FIEAT) que se desarrolla en Aguascalientes.
Contrario a la concepción tradicional del alejamiento de la tecnología de las cuestiones humanas, hoy más que nunca se da un acercamiento entre las máquinas y la humanidad, las aplicaciones deben considerar las necesidades, posibilidades y el interés mismo de los usuarios, de lo contrario, estarán condenadas al fracaso, consideró el especialista en temas de desarrollo de inteligencia artificial.
Al asistir al FIEAT, el catedrático ibérico expuso con claridad y sencillez que el gran reto que tienen los desarrolladores de software es el de incluir al ser humano como centro del avance tecnológico, ya que hasta hace algunos años, la concepción de la alta tecnología era justo al revés, es decir, el hombre tenía que girar en torno a las máquinas y a su vertiginosa evolución.
La armonización de la tecnología con aspectos más humanos van cobrando terreno al grado tal que, aquella tecnología que no considere al hombre, o más propiamente dicho, al usuario, está condenada a no ser usada, a ser subutilizada, es por ello que en la actualidad, 40 de cada 100 proyectos innovadores y con un gran potencial para solucionar problemas, quedan sin usarse porque sus creadores no tomaron en cuenta a los usuarios.
Dijo que se está rompiendo ya un paradigma que distanciaba al ser humano de la tecnología, que le confería ciertos poderes sobrenaturales a los avances tecnológicos al grado tal que se llegó a presentar la visión de que algún día seríamos manejados por máquinas, sin embargo, esto jamás va a suceder. En cambio, dijo el especialista, las máquinas y sus programas están experimentando un acercamiento cada vez más estrecho, en donde se están diseñando programas que sean más adaptables a las capacidades, cualidades e, incluso, sentimientos de sus usuarios.
Es una conceptualización más evolucionada en donde el concepto «ergonomía cibernética» podría ilustrar un poco más claramente la idea de la actual tendencia en el desarrollo de software en el mundo, dijo.