Silvia Guerra

Acabo de regresar de una capacitación que estuvo a manos de una brillante coach, conferencista y estratega de marca, ella es Sarah Hathorn. Este fin de semana no sólo obtuve mucha información escrita, sino que tuve la oportunidad de presenciar cómo se hacen las cosas y de manera magistral.
Sarah comenta que la comunicación es una herramienta vital dentro de nuestras vidas, pero al hablar del ambiente empresarial, corporativo o laboral, una buena comunicación puede ser de gran apoyo para lograr el éxito; mientras que lo contrario, puede hasta atentar con terminar una carrera.
A lo largo de nuestra vida profesional nos hemos comunicado inmensamente y de muy distintas maneras, ya sea por correo, teléfono, por escrito o al hablar frente a compañeros de trabajo o en una conferencia, etc. Debemos desarrollar buenos hábitos y habilidades dentro del área de la comunicación efectiva, si buscamos convencer a los demás de lo que hacemos y lo que somos.
¿Cuántas veces vemos a personas de inmensa capacidad no pueden ser ascendidos a un puesto o pasados por alto porque no convencen a nadie? Cuando una persona llega o busca puestos de poder, debe ser percibida como una persona con influencia sobre los demás, persuasiva, ecuánime, serena en la toma de decisiones y capaz. Las habilidades de comunicación deben revisarse y actualizarse constantemente a medida que el nivel de responsabilidad de la persona cambia.
Los líderes más efectivos comunican constantemente. Una comunicación de alto nivel puede involucrar el iniciar o alimentar conexiones existentes con socios de negocios, con clientes o con otras personas importantes de la industria. ¿Cómo recibimos influencia de aquellos que consideramos líderes? Puede ser por lo que estos comunican a través de artículos que escriben en revistas o medios impresos, por blogs, libros, videos, conferencias o simplemente por la imagen que esas personas proyectan en el día a día.
Es de vital importancia el comunicarnos asertiva y congruentemente si deseamos tener éxito en el mundo que nos rodea. No todo el mundo nació siendo un excelente comunicador, gracias a Dios, esto no importa mucho ya que puede ser aprendido y desarrollado con algo de dedicación y apoyo. Hoy en día existen profesionales que pueden enseñarnos a hacer casi cualquier cosa, así que si desean volverse buenos comunicadores, hay miles de recursos o expertos que puedan mostrarles cómo hacerlo. Antes de que busquen ayuda, intenten descubrir en sí mismos cómo pueden impulsar su presencia ejecutiva a través de una comunicación de liderazgo efectivo, esto les llevará a encontrar el potencial que poseen.

Les deseo una buena semana.
El Poder de tu Imagen.
silvia@consultoriadeimagen.com.mx