Ruleteros, en condiciones de competir ante la posible llegada de Uber a la entidad. Refugio Eudave Ortiz, presidente de Taxistas Revolucionarios, sostuvo que por su costo económico y el servicio que ofrecen, los tradicionales vehículos de alquiler no temen la pérdida de pasaje; añadió que la mayoría de los concesionarios han cumplido con la obligación de renovar sus unidades por modelos recientes y existen choferes que han acudido a diversas capacitaciones.

No obstante, advirtió que si la empresa Uber pretende operar en el estado, pedirán la intervención de la Dirección de Transporte Público, ya que estarían ofreciendo un servicio público sin concesión, lo que pone en riesgo la seguridad del usuario; agregó que son las autoridades las facultadas para determinar si bloquean o en su caso regulan este servicio, ya que podría prestarse a malos manejos, además de que quienes no reciben una concesión podrían irse por el camino libre y adherirse a esta compañía.

Refugio Eudave recordó que al brindarse el servicio sin una concesión de por medio, no habría registros públicos sobre los conductores y unidades de la empresa, dejando a la autoridad al margen de su regulación, estando el riesgo latente de que puedan aprovechar esto para cometer actos fuera de la ley; además –dijo– con este tipo de empresas el estado dejaría de tener el control de un servicio básico, como es el transporte público.

Detalló que en el caso de los taxistas, por el contrario, todos los choferes están debidamente registrados y son sometidos constantemente a exámenes, además de que los vehículos son supervisados en más de dos ocasiones al año por la Dirección de Transporte Público, a fin de verificar que se encuentren en buenas condiciones.

Para concluir, el presidente de Taxistas Revolucionarios sostuvo que desde su perspectiva no existe la necesidad de introducir vehículos de alquiler de lujo, ya que en un momento se ofreció un servicio premiere en hoteles con grandes autos, pero no tuvieron una fuerte demanda; de llegar Uber, previó que pasaría algo similar, pues si bien es probable que haya gente a la cual se le facilite solicitar este servicio a través de su celular y pagar altos costos, estos serían un bajo porcentaje de los usuarios que regularmente atienden los taxis.