El gobernador Calos Lozano de la Torre dejó en claro que taxistas y urbaneros, no conseguirán por presión aumento de tarifas; este punto se analiza y en su momento se informarán lo conducente, pero de ninguna manera se aceptará la petición de nueve pesos en los camiones urbanos. Si los concesionarios creen que no les es negocio, que dejen a otros dar el servicio. El mandatario aseguró que no permitirá la interrupción del servicio, y que en caso de que más unidades se sumen al plantón, se tomarían otras medidas para garantizar el servicio. También habló de la revocación de algunas concesiones. (Información extendida en la edición del 25 de octubre)