Pasarán dos décadas para la recuperación de los daños generados en la Sierra Fría por incendios forestales.

El delegado federal de la Comisión Nacional Forestal en Aguascalientes, Vicente Díaz Núñez reveló la afectación de ejemplares de encino “chaparro” que fueron consumidos por el fuego en la zona baja de la Sierra Fría, en los parajes conocidos como “Mesa del Pino” y “Mesa del Garabato”, con una superficie impactada de 0.6 hectáreas.

Mencionó que la reforestación de esta superficie con este tipo de especie tardará en recuperarse entre 15 o 20 años hasta alcanzar la misma talla que presentaban.

Informó que al menos se han perdido 400 árboles por incendios forestales, concentrados en siniestros dentro de zonas arboladas de la Sierra Fría, Calvillo y Jesús María.

Dentro de las especies afectadas se encuentra  palo bobo, encino, varaduz, leucaena y huizaches, aunque también se perdieron agaves y gatuños, que también se consideran como especies mayores.

El funcionario señaló que el impacto de los incendios forestales ha resultado mucho mayor, respecto otras temporadas por la escasez de lluvias y altas temperaturas que en algunas regiones del estado han alcanzado los 37 grados centígrados.

Añadió que la afectación colateral por los incendios forestales resulta  preocupante, al estimarse que se han generado más de 400 toneladas de bióxido de carbono liberadas en el ambiente, en perjuicio de la calidad del aire.

Recordó que la afectación global por incendios forestales en el estado superó las 2,000 hectáreas, que aun cuando en su mayoría corresponden a pastizales, cuya recuperación es rápida, hay un crecimiento exponencial respecto al año pasado en que apenas se tuvo daños en 700 hectáreas.