A lo lejos se escuchan los timbales que presagian una lucha sin cuartel en la ofensiva a los fortines tricolores, a la par que los guardianes se preparan para frenar el avance zarco, son actitudes que anuncian una bochinche de pronóstico reservado.

A unas semanas de que tenga lugar la elección extraordinaria en el Distrito 01 y a nueve meses de los comicios para gobernador, presidentes municipales y diputados locales, el Partido Acción Nacional deja al descubierto que su labor se enfocará a la figura del gobernador, aprovechándose que el Tribunal Electoral Federal le hizo válida la denuncia de que, presuntamente, el mandatario apoyó a los candidatos priístas en la elección del 7 de junio al acompañarlos en un autobús para que fueran a votar.

Según el presidente del comité estatal del Partido Acción Nacional, Paulo Martínez, el propósito es promover un juicio político en contra del titular del Poder Ejecutivo, para lo cual utilizarán la caja de resonancia que es el Congreso del Estado, en donde exigirán que haga válido el acuerdo de la Sala Superior del TEPJF para que “emita las sanciones correspondientes” y que además el castigo abarque a los funcionarios que lo acompañaron en esa fecha.

El siguiente paso, que sin haber sido revelado es normal en estos casos, es ordenar a los diputados federales y senadores que hagan ruido en las respectivas cámaras para que el asunto tenga una resonancia nacional, que aún cuando no logren su propósito, porque en sí las pruebas aportadas no tienen el suficiente sustento y tan fue así que la decisión de invalidar la elección fue por votación dividida entre los magistrados de la Sala Regional de Monterrey y de empate en la Sala Superior, lo que demuestra lo endeble de los argumentos, de cualquier manera les sirve para los propósitos que están encaminados.

Apegado a la costumbre de responder de botepronto, en cuanto Martínez lanzó el buscapiés de inmediato hubo respuesta del dirigente estatal del PRI, Francisco Guel Saldívar, quien calificó de “linchamiento” y “afán protagónico” la exigencia panista, lo que lejos de ser una defensa a favor de la causa es dar elementos para que en este asunto y en otros se abran boquetes mediáticos, que en todo caso es el propósito y que nada ayuda para elevar el interés de los ciudadanos por la política en general.

Lo que se visualiza es que van a utilizar esa trama como eje central de las campañas – la próxima y la de 2016 -, en espera que les reditúe en dividendos sustanciosos, particularmente hacerse de palacio de gobierno, que a final de cuentas es la cereza del pastel por la que van todos los partidos y sin descuidar el ayuntamiento capitalino que está bajo su control.

Mientras que en la casa albiceleste maquinan qué hacer para que sus adversarios abran sus intenciones, o por lo menos tenerlos entretenidos, en el Revolucionario Institucional siguen sin encontrar el hilo de la madeja. Suponer que con tener en las conferencias de prensa a dirigentes de algunos niveles ya está haciendo trabajo político, es tergiversar la realidad y pretender engañar a los militantes, cuando éstos no comulgan con ruedas de molino. Aunque ya se ha mencionado en este espacio, no está por demás recordar que las fotos y los videos no votan, lo que atrae el apoyo el día de las elecciones es que, quienes aparecen en ellos suden la camiseta, se ensucien los zapatos y estén muy cerca de los ciudadanos, que los miren a los ojos, los escuchen y los atiendan, sólo así pueden atraer su interés.

El distanciamiento con los electores no es privativo del PRI, puesto que si hubiera cercanía de otros partidos con ellos obtendría una victoria apabullante, sólo que es más evidente entre los priístas por la posición que ocupan en el espectro político. Todo lo que hagan o dejen de hacer es visible y lo es más porque varios de los – supuestos – líderes de sectores y organizaciones viven de los cargos que ostentan, que de entrada los obligaría a ser más eficientes. Perder el Municipio de Aguascalientes, tanto en las locales como en las federales, que es en donde se concentra el 70% de los ciudadanos, es una prueba fehaciente de que por años no ha hecho su trabajo y si no quieren que su partido sufra nuevos descalabros es el momento que desempolven el overol.

.

URGE MODIFICAR LA LEY

En los diputados locales está reformar la ley para que la policía ministerial atienda de inmediato la denuncia de persona desaparecida y no esperen 48 horas, ya que ese tiempo puede ir en contra de la integridad física de la persona.

Aunque en la fiscalía estatal aseguran que se actúa con prontitud lo cierto es que el Ministerio Público y los agentes ministeriales inician las investigaciones dos días después que reciben el reporte, con el argumento que es necesario dar tiempo a que el ausente regrese o se comunique con sus allegados.

Sólo quien ha pasado por ese trago amargo sabe el calvario que se vive cuando lo único que encuentran es indiferencia de los servidores públicos, que se concretan a recomendar que esperen a que por sí mismo regrese su familiar y si hay mayor insistencia toman algunos datos.

Es posible que estudiar el contenido de la legislación respectiva sea una labor muy ardua para los diputados y diputadas, pero podrían hacer el esfuerzo y aplicar los cambios que sean necesarios de manera que en cuestión de minutos se active la búsqueda y no esperar tanto tiempo.

Hay quienes lo hacen por su cuenta por problemas en el hogar o si son jóvenes se van a divertir o huyen con la pareja, sin embargo aún en estos casos es necesario encontrarlos, pero tiene que ser mayor el afán cuando se trata de un menor de edad o de adultos mayores, ya que cada hora sin saber de su paradero puede ser determinante.

Sólo como un ejercicio simple los legisladores deben ponerse en la situación que están los familiares de los alejados para comprender la urgencia de modificar la ley, de manera que no sólo los ministeriales sino todos los cuerpos de seguridad se pongan en acción en cuanto se presente este acontecimiento y que además cada institución entregue un informe diario de las pesquisas que llevan a cabo.

REZOS A SU PATRONO

Mientras no tenga el asentimiento de su líder Ricardo Anaya, Fernando Herrera Ávila seguirá invocando a San Fernando para que le haga el milagro de seguir como coordinador de los 38 senadores de Acción Nacional. Es indispensable que así sea, al menos de aquí a que se descorra el velo de la sucesión estatal.

Herrera entró de emergente el 11 de febrero de 2015, cuando el coordinador senatorial Jorge Luis Preciado Rodríguez solicitó licencia para ir tras la gubernatura de Colima, posición que por cierto no logró y al regresar a su escaño ya no recuperó el lugar.

En estos meses le han permitido fortalecer su condición con miras a la candidatura a gobernador, que debe definirse a más tardar a finales de enero o principios de febrero, por lo que requiere de ese aparador para seguir adelante en su propósito.

Por estatutos el presidente del PAN es quien nombra a los coordinadores parlamentarios, ya lo hizo el 23 de agosto con Marko Cortés Mendoza en la Cámara de Diputados y sólo falta en la de Senadores, alargando la decisión con el razonamiento que primero quiere consultar con cada uno de los legisladores, lo que ha motivado que se barajen varios nombres, entre ellos el de Fernando Herrera, que confía en que se le revalide en el cargo.

Es indudable que a nivel local los panistas siguen muy de cerca en qué termina este episodio, principalmente los allegados a Herrera Ávila, pero los seguidores del también senador Martín Orozco quisieran que lo hagan a un lado, sin embargo a estas alturas los dos están en el ánimo de los militantes, al igual que el alcalde Juan Antonio Martín del Campo.