María Silva Agencia Reforma

MONTERREY, NL.- El esquema de vacunación infantil de la Secretaría de Salud es uno de los más completos de Latinoamérica, pero ¿qué pasa a partir de los 18 años?

Pasa que cuando ya se entra a la etapa adulta la mayoría de las personas piensa que no es necesario vacunarse.

“Se ha considerado que tanto el lavado de manos como la vacunación previenen muchas enfermedades gastrointestinales, respiratorias y graves, como meningitis”, comparte Sadot Zúñiga, médico del departamento de Medicina Preventiva y Epidemiología del Hospital San José.

Muchos adultos tienen la falsa creencia de que las vacunas pediátricas los protegerán para toda la vida, de manera que no se aplican ninguna vacuna cuando están al alcance de la mayoría de las personas.

La cartilla en México de adultos comprende vacunas contra la hepatitis B, tétanos, influenza y neumococo.

“Si queremos un esquema más completo, y que prevenga más enfermedades, le agregamos la vacuna contra el sarampión, VPH (Virus del Papiloma Humano) y herpes Zóster”, explica Zúñiga, también director del Centro de Vacunación Monterrey.

VACUNAS PARA PERSONAS MAYORES DE 18 AÑOS

Hepatitis B
Aplicación: un refuerzo a los 18 años o en cualquier etapa de la vida
Se recomienda un refuerzo a los 18 años, o en cualquier etapa de la vida, y esto depende del esquema previo que haya tenido la persona, porque si le fueron aplicadas las vacunas en la infancia ya no es necesario.

“Cuando su profesión se desarrolla en el área de la salud, como químico, enfermera, médico o dentista, se recomiendan los refuerzos debido a que al tocar la sangre de otra persona, corremos el riesgo de que padezca hepatitis B y haya contagio”, agrega.

TABLA
1 Tétanos
Aplicación: Cada 10 años
Existen varias vacunas de tétanos, y una de ellas es el toxoide tetánico, que se pone al sufrir una cortada, y luego se debe hacer un refuerzo al mes, y después una aplicación cada 10 años.

“Ahora también existe la combinada: tétanos, difteria y tos ferina o también llamada Tdap, y se puede aplicar cada 10 años o alternarla con los toxoides tetánicos, es decir, sustituir un toxoide por una Tdap.

“La vacuna Tdap también está indicada, principalmente, para que se aplique en el embarazo. La pertussis o tos ferina es una enfermedad respiratoria que ataca a los menores de un año, y la mujer en gestación va a protegerlo desde antes de su nacimiento, de otra forma, el bebé sólo puede recibir la vacuna a los 2 meses de edad”, explica Zúñiga.

2 Influenza
Aplicación: Cada año desde los 6 meses de edad
Lo ideal es aplicarla a partir de octubre, o cuando esté disponible, para prevenir la influenza que inicia en ese mes.

“Es la que más se batalla para que la gente se vacune y debe ser cada año desde los 6 meses de edad en adelante.

“Quienes tengan reacción alérgica comprobada a algún componente de la vacuna deben evitarla, por ejemplo, al huevo”.

Este año, comparte Zúñiga, se tiene previsto que se lance en México la vacuna flublok para los alérgicos al huevo, aunque desde hace dos años se aplica en EU.

“La influenza no produce efectos secundarios, ya que es una vacuna de virus muertos, no atenuados, y está comprobado que no te vas a enfermar después de aplicarla, sólo si hay una reacción alérgica, pero no es común”, enfatiza.

“Existen dos vacunas contra la influenza: una de tres cepas y otra de cuatro cepas; ambas son seguras y muy efectivas para reducir los casos graves de influenza”.

3 Neumococo
Aplicación: Una dosis de refuerzo después de los 18 años y antes de los 60 y luego refuerzo cada 5 años

El esquema en la infancia consiste en tres dosis que se aplican a los 2, 4 y 18 meses. La siguiente dosis la reciben sólo los mayores de 60 años cada cinco años, de acuerdo con la Cartilla Nacional de Vacunación.

“En lo privado recomendamos que, además, los adultos a partir de los 18 años al menos una dosis de refuerzo y antes de los 60 años y que luego continúen con el refuerzo cada cinco años”, explica el experto en vacunación.

“La vacuna contra el neumococo ayuda a evitar enfermedades respiratorias graves, como la neumonía”.

4 Sarampión
Aplicación: Un refuerzo después de los 18 años y antes de los 35
Es una vacuna de virus vivos atenuados y se puede encontrar en combinación con la vacuna de la rubéola (SR) o la vacuna triple viral (SRP), y es muy importante que las mujeres, después de la vacunación, dejen pasar tres meses para poder embarazarse, comparte Zúñiga.

“Normalmente, cuando se embarazan, los médicos les piden anticuerpos antirrubéola para revisar si han estado en contacto con esta enfermedad, por eso la vacuna tiene dos funciones en la mujer: prevención del sarampión y de rubéola durante el embarazo”, explica.

Se recomienda aplicar un refuerzo después de los 18 años y antes de los 35, después ya no es necesario.

Si la persona comprueba que tiene las dos dosis de la infancia (al año y a los 6 años de edad) y la dosis de la adolescencia (SR), entonces ya no requerirá otra dosis en la edad adulta, a menos que la persona viaje a Estados Unidos o a otra zona en donde se hayan presentado brotes de sarampión, advierte el experto.

5 Herpes Zóster
Aplicación: Después de los 50 años
Se puede aplicar a partir de los 50 años, de acuerdo a las guías de vacunación. Sobre todo porque a las personas que les dio varicela durante la infancia tienen una alta probabilidad de padecer el virus en la tercera edad.

“El virus de la varicela queda latente en el cuerpo, entonces, después de los 50 hay un cambio en el sistema inmunológico que puede generar una reactivación de ese virus en forma de varicela Zóster, también llamada culebrilla, que es el herpes, pero en forma de líneas, y es muy doloroso, muy difícil de tratar porque arde mucho, además puede prevenir complicaciones de la enfermedad, como la neuralgia postherpética”, advierte.

Actualmente se recomienda aplicar una dosis en la vida, aunque las normas internacionales pueden cambiar al año siguiente.

6 VPH
Aplicación: Desde los 9 hasta los 30 años en tres dosis
La vacuna del Virus del Papiloma Humano se aplica desde los 9 hasta los 30 años en tres dosis: después de la primera, la segunda en dos meses, y seis meses después, la tercera.

“En el esquema del Seguro Social se recomienda aplicar la vacuna a niñas de 9 a 11 años, mientras que en Estados Unidos es de los 9 a 21 años en hombres y mujeres, porque se ha comprobado que los varones inician la vida sexual a muy temprana edad, entonces, lo ideal es aplicarla cuando la persona aún no ha tenido relaciones sexuales.

“Si ya inició la vida sexual, de cualquier forma se puede aplicar, incluso si ya tiene el VPH, porque forma parte del tratamiento para que no reincida el virus”, explica Zúñiga.

Hay muchos virus del papiloma humano, pero los cuatro causantes del cáncer son los que están incluidos en la vacuna.

“Para mí lo ideal es aplicar esta vacuna de los nueve a los 35 años en hombres y mujeres”.

7 Dengue
Aplicación: De los 9 a los 45 años
Recientemente salió la vacuna y se aplica de los 9 años a los 45 años, después ya no es recomendable.

Previene los cuatro serotipos del dengue, y se recomienda aplicar en personas que ya han padecido la enfermedad, destaca Zúñiga.

“De acuerdo a estudios es efectiva y segura para prevenir los síntomas peligrosos y fuertes de dengue, sobre todo el hemorrágico; con esto, el dengue ya se considera una enfermedad prevenible por vacunación”.

Son tres dosis: la primera; luego, en seis meses, la segunda, y en seis meses más la tercera, y es todo.

8 Meningococo
Aplicación: Se exige en ciertas universidades de EU
La vacuna protege contra la meningitis bacteriana, aunque normalmente en adultos no se aplica, sino en niños, sin embargo, ciertas universidades de EU la exigen si se va a estudiar allá y se va a vivir en el campus de la universidad.

Esto es para evitar un contagio por la variedad de alumnos de otros países, en particular Asia y Medio Oriente, en donde el meningococo es más común. Se aplica en los mayores de 18 años una vez en la vida.