Elizabeth García
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 18-Oct .- Sabrina Sabrok se siente satisfecha con la presentación que dio el domingo en el Knotfest y asegura que nadie la abucheó.
Sin embargo, la cantante está sorprendida por la actitud tan cerrada de algunos metaleros que la han molestado a través de redes sociales.
En su show del fin de semana en Toluca, la argentina sorprendió al usar dildos, golpear a sus modelos y hasta simular sexo en vivo, algo que siempre realiza en sus espectáculos.
“Se supone que en un festival de metal y la gente se cree muy satánica y muy fuerte y se espantan y les da asco un vibrador o un culo de un hombre. Eso no me gusta de la homofobia.
“Por ser mujer, por tocar ese género y por mezclar la música con el porno y todo eso le resulta muy difícil a esa gente entender. Tendrían que abrir un poco más su mente, y por eso yo lo digo, y luego se emputan.
“Por eso todos seguimos en el tercer mundo, por esas cosas y me incluyo. No estoy discriminando ni nada, la verdad tendríamos que abrir la mente”, comentó.
La discriminación y la homofobia es algo que la intérprete de “Dangerous Love” repudia, por lo que en el escenario adopta una actitud ruda, para que vean quien tiene los pantalones.
“Yo, cuando me subo al escenario, soy como un güey. Me comporto de una forma muy cabrona, porque sé que si yo me hubiera puesto muy livianita, quizá sí me hubieran abucheado, pero no me abuchearon porque me vieron los huevos, me vieron cabrona”, agregó.
Sobre si existió algún reclamo por parte del organizador del festival, Sabrok dijo que le dieron luz verde para presentar su show completo.