Ayer, el titular del IEA, Raúl Silva Perezchica, envió un comunicado al personal que labora en la Escuela Normal Rural “Justo Sierra Méndez”, solicitándoles que no se presenten a trabajar hasta nuevo aviso.

Expuso que ante los hechos que se suscitan y la creciente incertidumbre que podría generarles esta situación, el Instituto de Educación refrenda el compromiso de salvaguardar los derechos laborales de todos los trabajadores del plantel.

Los exhortó a mostrar un comportamiento institucional de alto nivel que permita generar un avance sobre la mesa de diálogo que se ha instaurado por parte del Gobierno del Estado, en conjunto con el IEA y el Comité Ejecutivo Estudiantil.

Invitó al personal a no hacer presencia en la Normal hasta nuevo aviso, mientras se llega a un resolutivo; el funcionario aclaró que las especulaciones sobre el cierre del plantel, son totalmente falsas, además de que se cuidará hasta el menor detalle sobre su protección y estabilidad laboral.

“Ustedes más que nadie conocen las situaciones que son dignas de atender, sería negligente seguir solapando todas ellas (novatadas y demás irregularidades), por lo que es necesario transitar hacia un orden ascendente de trabajo, con el compromiso de cumplir con la misión y visión de la propia institución educativa”.

Las vías oficiales de comunicación serán a través de las subdirectoras, las cuales tendrán información de primera fuente e indicaciones claras y precisas que cuiden la integridad laboral.

Cabe recodar que Rafael Chávez Mondragón, director de Sistemas de Información de la Dirección General de Educación Superior para Profesionales de la Educación perteneciente a la SEP, que ha estado participando en la mesa de negociación, dejó constancia de la disposición al diálogo por parte del IEA, e hizo un llamado a las normalistas a que retornen a la mesa del diálogo.

“Las autoridades educativas estatales y federales estamos en la mejor disposición de coadyuvar a que se lleguen a acuerdos que a ambas partes convengan, la mesa va a estar abierta”, aseguró.