Protección Civil y la Secretaría de Desarrollo Urbano del Municipio de Aguascalientes supervisan actualmente cuando menos quince fincas antiguas o abandonadas, así como muros de abobe viejos, a fin de prevenir derrumbes naturales, por deterioro o provocados por las inclemencias del tiempo.
Manuel Cortina Reynoso, secretario del Ayuntamiento, señaló que mensualmente se realizan unos diez avalúos de inmuebles en mal estado para determinar si existen riesgos de derrumbe o de cualquier otra situación que ponga en peligro la vida humana.
Tras la supervisión de la seguridad del inmueble, dijo que se procede al derrumbe provocado de cuando menos seis fincas, viviendas, comercios o muros, en otros muchos casos, se hacen apuntalamientos de la infraestructura física o se evacua a los dueños hasta que hagan las reparaciones pertinentes.
El funcionario aseveró que la autoridad municipal procede directamente a los derrumbes provocados cuando se tiene el riesgo extremo de afectar inmuebles aledaños, a la vía pública o la vida humana.
Al año se registra un derrumbe de una vivienda con personas en su interior, donde afortunadamente no ha sido necesaria la hospitalización, apuntó el secretario del Ayuntamiento y director de Gobierno.
Cuando existe un riesgo se les informa a los propietarios para que tomen las medidas pertinentes y en caso extremo debe evacuar para que no causen ningún daño. También se les apoya a las personas con la mudanza, como sería el vehículo y los cargadores.
Constantemente se revisan las fincas antiguas o que traen daños previos o las abandonadas, muros de adobe viejos, gracias al apoyo y a las denuncias que provienen directamente de la ciudadanía hacia el personal de Protección Civil o de cualquier otra dependencia.
Indicó que la Secretaría de Obras Públicas apoya en la reparación de diversas acciones en contingencia.
Este año se han atendido casas que reportaban los enjarres muy flojos a causa de las lluvias que se han precipitado en la Ciudad de Aguascalientes. También se han encontrado techos reblandecidos, muchas goteras en las viviendas, y estas revisiones o reparaciones se hacen durante las mañanas soleadas, apuntó.
Ante las lluvias intensas en poco tiempo, se recomienda a la población no habitar aquellos inmuebles que presentan riesgos con la presencia de goteras graves, humedades o que se observan paredes flojas.
Frente a cualquier emergencia, el funcionario municipal pidió a la población llamar a los teléfonos 066 ó 080 para salvaguardar la integridad de personas e inmuebles.
Si la gente sabe que vive en una casa antigua, hay que impermeabilizar para prevenir cualquier situación de humedad y futuros derrumbes. En caso de viviendas nuevas es importante mantener los canales limpios de desagüe de agua, no tirar basura en las calles ni en los arroyos para no tapar las vías de alcantarillado, concluyó.