Melissa Rodríguez
Agencia Reforma

Todos tenemos recuerdos favoritos que nos gusta atesorar: las vacaciones navideñas a las que asistió toda la familia, la sonrisa de una persona o el día que nos perdimos en un país que nos era desconocido.
Y hasta ahora, las cámaras nos han facilitado enormemente ese trabajo con sus cientos de pixeles, que incluso después podemos mejorar con filtros en Instagram.
Sin embargo, las nuevas cámaras que graban en 360 grados, como la Samsung Gear 360, ofrecen nuevas formas de almacenar los recuerdos.
El diseño de este dispositivo es muy similar a las web cams, con su cuerpo esférico, además incorpora un tripié y ofrece la opción de grabar o tomar fotografías usando el lente trasero, delantero o ambos al mismo tiempo.
Todas estas funciones se controlan desde una aplicación que se instala en el smartphone, y que a su vez permite ver lo que se está grabando en la cámara. Hasta aquí, todo es bastante interesante, pero de cierta forma hasta normal: los videos grabados en 360 grados tienen buena calidad de audio e imagen, pueden verse varios ángulos desde el celular o publicarse en Facebook.
Sin embargo, la verdadera magia sucede si tienes el Gear VR, el visor de realidad virtual de la empresa.
Luego de transferir los videos grabados en 360 de la cámara al smartphone usando la aplicación, puse el teléfono en el visor e inicié la reproducción del contenido: inmediatamente me sumergí en una escena que había grabado minutos antes y que era completamente realista y rica en sonidos e imágenes.
La sensación de estar ahí, sumergido en tu recuerdo, es lo más realista que he experimentado. (Fans de Harry Potter: es algo así como una versión previa del pensadero de Dumbledore).
Parte de esto se logra gracias a que el visor crea un ambiente suficientemente aislado de la realidad para que te centres en el video, además, al ser contenidos en 360 grados, puedes voltear hacia cualquier lugar y ver lo que está sucediendo en ese momento.
De inmediato, se me vinieron a la cabeza lugares y escenas que me gustaría grabar con la cámara: el camino que lleva a mi playa favorita, una comida con mis amigos más cercanos, el abrazo de Año Nuevo grupal con mi familia, a mi tía preparando comida en la cocina.
A pesar de toda esta genialidad, hay un defecto: la cámara solo es compatible con los smartphones de Samsung y, además, para tener la experiencia completa, el usuario debe invertir 2,000 pesos más en el visor de realidad virtual de la marca.

¿Lo vale?
Completamente. Lo único que le falta es replicar los olores de ese momento. Propongo el Gear Sniff
-2 lentes de 180 grados que pueden usarse de forma independiente o al mismo tiempo
-Los videos se graban el alta resolución de 3840 X 1920
-Protección contra polvo y agua
-La aplicación Samsung Gear 360 convierte el smartphone en un control y monitor para ver lo que se graba.