CIUDAD DE MÉXICO.- Los Warriors lucen ya de golpe como el equipo a vencer la próxima campaña en la NBA.

Y es que el delantero Kevin Durant por fin tomó una decisión de a dónde dirigirse, y optó por firmar en la franquicia que en el papel le da más chance de ser campeón, algo que no ha podido lograr desde que llegó a la Liga para la temporada 2007-08.

La llegada de “KD” a Golden State pone a los subcampeones como favoritos, pues hará equipo como Stephen Curry, Klay Thompson y Draymond Green, todos con etiquetas de Juego de Estrellas.

A pesar de caer en las Finales ante Cleveland, los Warriors hicieron historia en la 2015-16, pues rompieron la marca de los Bulls de Chicago de 1995-96 de 72-10.

Los dirigidos por Steve Kerr impusieron un 73-9, y ahora con la llegada de Durant el equipo californiano luce casi invencible.

Con la llegada de Durant también tuvieron que dejar ir jugadores, como Andrew Bogut y Harrison Barnes.

En cambio, se hicieron ayer del centro Zaza Pachulia, y hasta anoche tenían nueve jugadores con contrato, y un espacio salarial ya muy limitado. Tendrán que contratar jugadores de poco nivel para llenar el roster.

La realidad es que ese movimiento hace que la NBA comience a tener menos combatividad como Liga, y todo se traduzca a que de los 30 equipos que la integran sólo tres tienen posibilidades reales de alcanzar el título: los Warriors, Cavs y Spurs de San Antonio.

Hace unos años, el comisionado David Stern vetó el movimiento de Chris Paul a Lakers, pues decía que la NBA no sería competitiva. En aquel entonces la NBA era en parte dueña de Nueva Orleans, pero ahora el movimiento de Durant es vía agencia libre por lo que no se puede impedir nada. (Diego Martínez/Agencia Reforma)