Personas desconocidas y armadas irrumpieron en un rancho ubicado en inmediaciones de la comunidad denominada Cañada Honda. Con facilidad sorprendieron e inmovilizaron al velador. Todo apuntaba al violento asalto pero no fue así. Luego de atar al vigilante, los presuntos responsables se limitaron a dejar un recado escrito y emprendieron la fuga.
Según fuentes no oficiales, se presume que el destinatario del mensaje es el dueño del rancho. Del contenido nada se sabe hasta el momento, aunque no se descartan amenazas. El recado está en manos de la policía y han iniciado investigaciones.
De acuerdo a primeros datos facilitados, los hechos ocurrieron ayer aproximadamente a las 16.00 horas. El rancho Los Vergeles está ubicado entre Cañada Honda y Jaltomate.
En ese momento sólo se encontraba el velador. De súbito aparecieron los sujetos armados. Se abrieron paso violentamente y sometieron al vigilante; nada pudo hacer para defenderse e impedir la entrada a los indiciados.
Dado el modus operandi hasta ese instante, era casi seguro que consumarían el violento atraco pero su objetivo era otro. Dejar un recado escrito para el dueño del rancho. Después salieron del predio y emprendieron la retirada. No causaron lesiones al velador ni daños materiales en el rancho. Tampoco dispararon sus armas. Se limitaron a dejar el recado.
Cuando el vigilante ya no escuchó ruidos, dedujo que los sujetos ya se habían retirado. Entonces, como pudo, empezó a forcejear con las ataduras hasta que logró liberarse. De inmediato llamó al servicio de emergencia y el reporte derivó en impresionante movilización de patrullas estatales y municipales, y de la Ministerial del Estado.
Rastrearon la zona mencionada pero no localizaron a los sujetos armados. Como ya se mencionó, la indagatoria ya está en manos de la autoridad ministerial.