Por su participación en el homicidio de un joven, a quien atacó a golpes hasta provocarle la muerte y después quemó el cuerpo para evitar que lo identificaran, el juez de Control Penal y Juicio Oral del Jesús María vinculó a proceso a un sujeto apodado “El Pelón”.
Tras analizar las pruebas aportadas por la Fiscalía General del Estado, a través del agente del Ministerio Público, el juez de Control Penal y Juicio Oral del municipio de Jesús María, dictó el auto de vinculación a proceso a Daniel, alias “El Pelón”, de 19 años de edad, por el delito de homicidio doloso calificado con la agravante de ventaja.
Se le involucra en el homicidio de una persona de nombre Jairo Guadalupe, de 28 años.
“El Pelón” fue detenido por elementos de la Comisaría de Policía Ministerial del Estado, en cumplimiento a una orden de aprehensión por el homicidio de Jairo Guadalupe.
Y es que el día 31 de julio, fue localizado el cuerpo sin vida de Jairo Guadalupe, en el interior de un domicilio abandonado que se ubica en la calle Gernika número 114, en el municipio de Jesús María.
Cabe destacar, que el cuerpo de Jairo Guadalupe se encontraba completamente calcinado, aunque días después se confirmó su identidad.
Fue así como familiares del ahora occiso, indicaron que la última vez que habían visto con vida a Jairo Guadalupe, había sido el día 12 de julio, en compañía de Daniel, alias “El Pelón”.
Cuando elementos de la Comisaría de Policía Ministerial del Estado iniciaron las investigaciones, establecieron que Daniel tenía su domicilio a un costado de la casa donde fue encontrado el cuerpo sin vida de Jairo Guadalupe.
Tras las investigaciones correspondientes, se logró establecer que Daniel y otro sujeto que no ha sido detenido, pero se tiene acreditada su participación en el homicidio, interceptaron a Jairo Guadalupe y lo llevaron hasta el domicilio de “El Pelón”.
Daniel le reclamó el hecho de que se había metido a robar a su domicilio y aunque Jairo Guadalupe lo negó, “El Pelón” siguió insistiendo en que había sido él el autor del robo.
La discusión fue subiendo de tono, hasta que en determinado momento tanto “El Pelón” como su cómplice comenzaron a golpearlo en diferentes partes del cuerpo.
Incluso, utilizaron una herramienta metálica conocida como “cizalla”, con la cual le propinaron varios golpes en la cabeza, hasta dejarlo inconsciente.
Al presumir que ya lo habían matado, envolvieron el cuerpo en una lona y lo llevaron hasta el domicilio abandonado, donde le pusieron una llanta encima y luego le rociaron combustible para posteriormente prenderle fuego.
Enseguida, se retiraron del lugar y continuaron con sus vidas normalmente, hasta que Daniel fue detenido.