Suicidio en céntrico hotel

Un huésped se colgó en el baño de la habitación

Se hospedó en céntrico hotel para suicidarse. El pasado martes ocupó una de las habitaciones y ayer, en la mañana, lo encontraron colgado en el interior del baño. La escena era espeluznante porque el hoy occiso casi quedó en suspensión completa.
Según los datos proporcionados, el hoy occiso se registró con el nombre de Gilberto Guerrero, originario de Guadalajara, Jalisco. Se estimó su edad en 50 años.
Los hechos se suscitaron en un hotel ubicado en la calle Juárez, zona centro de la ciudad.
El pasado martes, el suicida solicitó una habitación y le asignaron la número 39. Hasta ese instante todo parecía normal. El nuevo huésped no reflejaba la severa depresión que ya estaba experimentando.
Dadas las circunstancias y a reserva de lo que arroje la investigación ministerial, se presume que en el transcurso de la madrugada algo detonó el suicidio. Gilberto no pudo superar esa crisis y convirtió el baño en escenario de muerte. Se colgó. Nadie se dio cuenta; nadie escuchó ruidos extraños.
Amaneció sin aparente novedad. Los empleados del hotel iniciaron labores cotidianas sin imaginar que uno de sus huéspedes se había matado. Alrededor de las 12:00 horas, una de las mucamas ingresó al cuarto 39 para asearlo. No vio a Gilberto pero no le dio mayor importancia; supuso que había salido.
Y entonces, cuando entró al baño se encontró con la nada agradable sorpresa. El sujeto se había colgado. Pese a la terrible impresión reaccionó en el acto y lo más pronto que pudo dio aviso a sus jefes inmediatos. Luego llamaron al servicio de emergencia; arribaron preventivos y paramédicos. Revisaron signos vitales y concluyeron que el señor estaba sin vida.
Confirmado el deceso, el asunto se turnó a la autoridad ministerial. El cuerpo fue trasladado al servicio médico forense para la necropsia de ley.
En el lugar no encontraron recado póstumo. La causa del suicidio aún es total misterio.