Rubén Ángel Berumen de la Cerda, presidente estatal de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco), no descartó que ante la difícil situación económica, haya mercaderes que en su desesperación por ver crecer sus negocios recurran a créditos hipotecarios e incluso al agiotismo, por lo cual recomendó ser mesurados y tener una buena planeación para que no sea contraproducente.

En particular, sostuvo que con los agiotistas los intereses resultan demasiado elevados, por lo cual si un comerciante recurre a ellos y por alguna situación las ventas no son las que esperaba, muy probablemente se retrasará en los pagos y la deuda se volverá impagable, pues le cobrarán intereses sobre intereses; por ello, llamó a los comerciantes a apretarse el cinturón y no irse “a lo grande”.

Berumen de la Cerda afirmó que por el contexto económico, se prevé que este año será un periodo de “vacas flacas” para el sector comercio, por lo que es muy probable que las ventas que se registren no serán las mejores, situación que deben tomar en cuenta al recurrir a un crédito.

Por si fuera poco, dijo, hay establecimientos comerciales que se han visto afectados por las obras que se llevan a cabo, principalmente en el centro de la ciudad, donde desde hace tiempo se ejecutan labores como la ampliación del paso a desnivel de López Mateos, así como el remozamiento de la calle Primo Verdad, en donde el avance registrado ha sido lento, lo que ha perjudicado a numerosos comercios.

Finalmente, el presidente estatal de la Canaco apremió a las autoridades estatales y municipales a darle celeridad a sus obras, porque ya es mucho tiempo, y ningún comercio se puede dar el lujo de durar varios meses con una clientela reducida, pues se debe pagar a trabajadores y proveedores, y con bajas ventas no se puede hacer frente a ello.