CIUDAD DE MÉXICO  5-Abr .- América no se guardó nada, su línea ofensiva fue la más activa a lo largo del encuentro, pero la mejor arma del Santos fue el arquero Agustín Marchesín, quien anoche no había dejado que las Águilas masacraran al cuadro de La Comarca en el tiempo regular.

La defensa del cuadro lagunero fue vulnerada una y otra vez, pero el cancerbero siempre estuvo en la posición correcta y en el momento justo… hasta los tiempos extra.

Si alguien sacó de quicio a los azulcrema ese fue Marchesín, quien se convirtió en una muralla hasta el minuto 101.

Néstor Araujo, Jesús Molina y Javier Abella formaron una línea defensiva tratando de adelantarse para que el América no los tomará mal parados y por momentos les funcionó.

Cerraron los espacios y no le dieron libertad a gente como Rubens Sambueza y Darwín Quintero, quienes en el último toque se atoraron en varias ocasiones.

Ignacio Ambriz intentó poner a Osvaldo Martínez más suelto en el medio campo, para ver si desde atrás lograban romper el cero, pero el paraguayo no pudo llegar con facilidad por la marca que le pusieron.

Andrés Andrade también intentó hacer varios cambios de banda con Sambueza, que le permitieron tener más llegadas, aunque sin poder meterse a la zona penal con la facilidad deseada.

Santos dejó mucho que desear con su propuesta ofensiva, que fue escasa y prueba de ello, fue que Martín Bravo sólo tuvo un tiro a gol.