BILABO, España.- Luis David Adame sufrió una herida con la espada en los dedos de la mano izquierda, durante su debut en la Feria de Bilbao, donde no pudo cortar orejas por sus fallas.

No obstante la herida, el aguascalentense consiguió rematar una tarde en la que no hubo orejas, pero sí una gran dimensión de su toreo.

“La herida es grande porque se llevó tres dedos, pero le dieron puntos de sutura para que pudiera salir a su segundo. Está enojado por haber fallado con la espada, pero el público lo ha tratado muy bien”, informó Diego Estrada el encargado de la comunicación de los hermanos Adame.

Luis David estuvo variado con el capote en su primer enemigo al que logró templar robándole muletazos lucidos y meritorios porque el astado, soso, poco le permitía.

Pero el aguascalentense tiene un sentido del toreo despacio muy importante y lo puso de manifiesto en una faena que tuvo importantes momentos por ambas manos.

Al final, cuando ejecutaba un adorno con Bernardinas, el novillero mexicano se cortó los dedos de la mano izquierda con la espada, comenzando a sangrar profusamente.

Sus alternantes fueron Alejandro Marcos quien fue ovacionado en su primero y silenciado en su segundo y Pablo Aguado que también oyó silencio en uno y salió al tercio en su segundo.