Yarek Gayosso 
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO  27-Abr.- Como triple medallista olímpica y dos veces abanderada de la delegación mexicana en Juegos Olímpicos es como a Paola Espinosa le gustaría cerrar su carrera deportiva en Río 2016.
A 100 días de que arranque la justa veraniega, la subcampeona de Londres 2012 es consciente de que el camino es difícil, pero el optimismo lo lleva como bandera para aumentar su legado.
“Son mis cuartos Juegos Olímpicos. He sido doble medallista olímpica, he logrado lo que he querido, pero no quito el dedo del renglón, quiero una tercera medalla olímpica. Sé que es difícil, nada está escrito y todo puede pasar.
“Ocho horas diarias de entrenamiento se dicen fácil y rápido, pero me ha costado mucho trabajo estar donde estoy. Nadie me ha regalado nada, todo me lo he ganado con mi esfuerzo y dedicación”, señaló Espinosa en la inauguración de la Academia deportiva para niños, la cual lleva su nombre.
Le agrada la posibilidad de ser abandera por segunda ocasión en Juegos Olímpicos, ante la opción que presentó Carlos Padilla, presidente del Comité Olímpico Mexicano (COM), sobre que sería mujer quien porte el lábaro patrio en la ceremonia de inauguración de Río de Janeiro.
“Siempre es un honor y un orgullo el cargar la Bandera de México y más con una delegación atrás, siempre en ese momento te llenas más de energía y emociones, estaría increíble, pero habemos muchos que podemos sostener la Bandera, cualquiera es bien merecido que la porte. Me sentiría orgullosa de poderla portar, sino a la que le toque lo hará con la responsabilidad que es llevar la Bandera”, comentó.