Graciela Lozano. El Heraldo

Laura Desiree Ortega López, oriunda de Sinaloa y de ocupación florista, hace un año vio cristalizado el sueño de abrir una florería que cubriera las expectativas de los clientes más exigentes.
“Florería Dessy” es ahora la empresa que ha rebasado dichas expectativas, mismas que ahora comparte con sus orgullosos padres: José Carlos Ortega Alarcón y Rosa del Carmen López, quienes a ojos cerrados, la apoyaron, confiando en que es una mujer visionaria, guerrera y triunfadora.
“Sin ellos esto no hubiera sido posible”, dijo Desiree, quien además señala que sus manos maltratadas son muestra de su exhausto trabajo en el cuidado de las flores y plantas, mismo que hace con mucha dedicación, entrega y, sobre todo, amor.
“Trabajo con seres vivos”, afirmó, “debo tener el mayor de los cuidados en el trato que doy a las flores y plantas”.
Una gran emoción causa en ella elaborar desde un sencillo buqué (ramillete) hasta un majestuoso arreglo floral, grande en forma y tamaño.
“Para poder dar una mejor asesoría me gusta conocer el antecedente de la persona que recibirá el arreglo floral, sus necesidades y gustos en particular y de esta manera puedo tomar una decisión más acertada para cautivar al cliente”, destacó.
Laura Desiree cuanta ya con una gran variedad de clientes y agradece a quienes cruzaron la ciudad para llegar hasta ella y adquirir un hermoso arreglo floral, a pesar de que en el camino se encontraron con muchas más florerías, siendo “Dessy” la preferida.
A continuación, te presentamos la historia de Laura Desiree, una mujer que inspira no sólo por su labor comercial, sino por su destacado sentido altruista.

¿Cuándo surge en ti el gusto por las flores?
“Desde niña, pues crecí en un ambiente de granja, aprendí amar la naturaleza, sintiéndome muy atraída por las flores, especialmente. De mis padres heredé el respeto a la flora y fauna, por lo que a ellos agradezco lo que ahora soy”.

¿Cuándo estableces este giro comercial y cómo fueron los inicios?
“Florería Dessy nace el 11 de diciembre del 2015. Los inicios fueron difíciles pero al paso del tiempo he ido logrando cosas que jamás imaginé. Cuando planeé el concepto quería algo distinto, un local con amplitud que causara mayor atracción desde la fachada, quería que fuera un lugar diferente y el local de obra negra, logré convertirlo en lo que ahora es “Florería Dessy”, con ese toque que tiene mi sello personal y que creo ha cautivado a la clientela”.

¿Combinas tu actividad como florista con alguna otra?
“No, al 100% estoy enfocada en este negocio, mismo que se ha convertido en mi segundo hogar, pues aquí paso casi las 24 horas, ya que el local se abre a las 9:30 de la mañana y cierra a las 9:00 de la noche, sin embargo, el cuidado de las plantas y flores demanda tiempo, incluso en las madrugadas”.

¿Cuál es tu flor favorita y por qué?
“Todas me gustan, pues es difícil elegir alguna, ya que cada una de ellas tiene algo especial que varía en colorido, textura, aroma y forma, pero si tengo que elegir alguna opto por la orquídea”.

¿Tus arreglos florales qué tipo de eventos han decorado?
“Dentro del giro comercial ofrezco también el servicio de decoración de eventos, por lo que he tenido la oportunidad de llevar mis plantas y flores a eventos como bodas, quince años, bautizos, despedidas de soltera y como plus del servicio que ofrezco, realizo pruebas de arreglos florales en grupo, es decir, invito a la novia, a sus papás, damas de honor y/o familiares que deseen acompañarla para tomar la mejor de las decisiones”.

¿Qué deseas conseguir a través de tu trabajo?
“En primer lugar, que la gente quede satisfecha con el producto que adquirieron en mi florería, después deseo generar empleos y ayudar a las familias de escasos recursos al convertirlos en mis proveedores principales”.

¿Por qué es importante para ti ayudar a las familias de escasos recursos?
Respiró profundamente haciendo una pausa en su hablar; con voz quebrantada y lágrimas en sus ojos respondió: “Crecí en el ambiente del campo y mejor que nadie sé lo difícil que es la vida rural… las oportunidades son pocas, el trabajo de los campesinos es de muchas horas, de sol a sol, siendo una tarea difícil que a penas y les permite llevar algo de comida a sus hogares. Mi labor como ciudadana consciente, responsable y solidaria es ayudarlos de alguna manera y qué mejor forma que hacerlo adquiriendo sus productos, por esta razón mis flores y plantas son traídas desde el Estado de México y Tenancingo, ciudad al sur del Estado de México, donde decenas de personas sostienen a sus familias con la venta de plantas y flores”.

¿Qué tipo de diseños elaboras con flores y plantas?
“De todo un poco, mi labor ante el cliente es mostrarles un catálogo de arreglos florales y brindarles asesoría para que puedan elegir la mejor opción para su evento y así tener clientes satisfechos que sé que confiarán en mí para próximos eventos”.

¿Cómo te preparaste para tener mayor conocimiento en el cuidado de las flores?
“Además de tener la Licenciatura en Comercio Internacional y Aduanas, estudié Diseño Floral y Diseño de Interiores, lo cual me ha permitido brindar un mejor cuidado a las plantas y las flores, conociendo sus necesidades y tratamiento, sin duda es una actividad desgastante, pues requiere dedicación en mayor tiempo para su conservación y cuidado”.

¿Aprender más sobre ellas te ha implicado salir del país?
“Por supuesto, viajé a Colombia y Costa Rica, lugares donde la tierra está hecha para el cultivo de las flores y las plantas más hermosas, realicé diversos trabajos de investigación que me permitieron conocer que en Estados Unidos de América es nula la producción de flores, por ello las importan, mientras que México produce sus propias flores, principalmente el cempasúchil, una flor de temporada”.

Háblame de tu participación en eventos culturales y artísticos…
“Como anteriormente lo dije, jamás pensé los alcances que tendría con la “Florería Dessy”, un año después de haberla inaugurado, las miradas están puestas sobre mí en eventos muy importantes, uno de estos es el Maratón Internacional enmarcado por el Festival de Calaveras 2016 que se llevará a cabo el próximo sábado 29 y domingo 30 de octubre, al cual fui invitada por el Ing. José Luis Trujillo, quien dirige dicho evento. Es, sin duda, el comienzo de mi participación en un evento de gran relevancia donde tendré la oportunidad de que decenas de personas aprecien mi trabajo como florista. Este importante evento me tiene muy entusiasmada, feliz y nerviosa, pues deseo que todo salga muy bien, por ello me estoy preparando muchísimo para entregar productos de gran calidad que superen las expectativas del ingeniero Trujillo, de las personas participantes y las mías propias”.

¿Qué tienes preparado para ese evento?
“Realmente es una sorpresa, lo único que puedo decir es que es mi primer evento grande donde se me ha permitido tener libertad y se me ha dado la confianza de hacer las cosas a mi gusto. Decoraré 40 metros con planta y flor y algo muy especial en el arco de meta”.

¿Cuáles son tus anhelos como florista?
“No pretendo hacerme millonaria, pero sí contemplo la posibilidad de abrir otro punto de venta al norte de la ciudad, replicar la carreta que está afuera del local para mayor ubicación de los clientes e incrementar el mobiliario y cristalería que ya tengo para ofrecer un servicio más completo en los eventos sociales”.

¿Cambiarías de giro comercial y por qué?
“No, esta actividad cumple mis expectativas, cada día que pasa me enamoro más de mi labor, pues insisto, a tan sólo un año de haber abierto la florería, he tenido grandes satisfacciones como el poder generar empleos, ayudar a las familias de escasos recursos y conocer personas que humildemente venden productos de gran calidad como lo es la persona de carpintería que me elabora los estantes y bases para los arreglos”.

Proyectos a corto plazo…
“Gran parte de mi vida he hecho labor social, además, mis padres han estado involucrados con este tipo de actividades y crecí viendo ese ejemplo de altruismo. Desde pequeña aprendí baile de jazz y tahitiano, lo cual me permitió dar clases gratuitas a personas de la comunidad de La Tomatina, y ahora mi deseo es abrir una fundación enfocada a las familias de escasos recursos, además de ser una persona productiva en la sociedad, pues considero que las personas que producen, generan empleos”.

¿Qué virtudes viste en Aguascalientes para decidir establecer tu florería?
“Es un mercado potencial bastante bueno, es una ciudad que está floreciendo y a las personas les gustan las cosas de calidad y saben comprar, considero que es el mercado ideal porque además la gente aprecia lo que haces”.

Mensaje final…
“Un considerable período de tiempo viví en Michoacán, donde observé cosas difíciles, hay mucha necesidad, los negocios permanecen en constante quiebra por la falta de apoyo, a pesar de que es un estado que produce las flores más lindas. Quiero ver que esas familias que diariamente luchan para llevar el sustento a sus hogares, sean apoyadas. Los mexicanos nos distinguimos por ser solidarios y trabajadores, ojalá que mi labor no sea en vano y sea capaz de concientizar a las personas que aún se encuentran renuentes en apoyar a los más necesitados, por lo pronto yo seguiré luchando y desde mi lugar de trabajo, haré lo que me corresponde, antes de criticar al Gobierno o alguna otra institución. El esfuerzo y compromiso es de todos y si nos sumamos seguramente la ayuda llegará a muchas más familias”.

Compartir
Artículo anteriorUn lugar que se bebe
Artículo siguienteDemocracia