Su alma es purificada

Con el bautismo Luca nace para la vida en gracia

El primero de los sacramentos fue otorgado a Luca Yoneyama Muñoz, durante emotiva ceremonia efectuada en el Templo San Marcos.
Mitsuhiro Yoneyama y Janeth Muñoz llevaron a su hijo a la Casa de Dios, mostrándose orgullosos de cumplir con su obligación de padres y buenos cristianos al pedir para él, la gracia del bautismo.
Durante la ceremonia, el bebé fue apadrinado por José y Ma. Concepción Muñoz Caldera, quienes elevaron sus oraciones para pedir por la salud y el bienestar de su nuevo ahijado.
Asimismo, pidieron a Dios les conceda ser ejemplo de fe, amor y esperanza para este nuevo hijo de Dios, pues en ellos, él se apoyará y encontrará consuelo cuando lo necesite, comprometiéndose a fungir como sus segundos padres y permanecer unidos a él.
El momento más significativo fue cuando el sacerdote oficiante ungió con los aceites bautismales a Luca, para luego verter en él las aguas del Jordán, recibiendo de esta manera a Jesús.
Para festejar dicho acontecimiento, la familia Yoneyama Muñoz, ofreció un banquete en honor a Luca, festejo que fue enmarcado por el salón Crisval, donde prevaleció el agradable ambiente que propició la convivencia familiar.