CIUDAD DE MÉXICO.- Jonás Cuarón, director del drama fronterizo Desierto, se calificó como un cineasta sádico y visceral.
“Soy sádico en el aspecto de que me gusta involucrarme en una película, sufrirla y disfrutarla. Y como cineasta quiero que el público se sumerja en un viaje de muchas emociones”.
En su regreso al séptimo arte como director y escritor de ficciones tras Año Uña, el joven eligió el dolor, la violencia, aspectos sociales y políticos para crear una metáfora sobre monstruos.
Situada en la frontera entre México y Estados Unidos, en la cinta Gael García interpreta a Moisés, un indocumentado que busca una vida mejor y se coloca como objetivo de un despiadado minuteman (Jeffrey Dean Morgan).
Sobre el peso de su apellido, Jonás, quien jamás asistió a una escuela de cine, prefirió no prestarse a un juego de responsabilidades.
Sólo aseguró que a él lo que le importa es que sus historias funcionen con el público.
“Lo demás está fuera de mi control. Yo lo que quiero es seguir escribiendo más historias… y dirigiendo, en esta faceta encontré una experiencia adictiva, podría decir que la adrenalina de mi vida”.
El filme estrena el 15 de abril a nivel nacional, con 400 copias. (Xulio Guillén/Agencia Reforma)

ASÍ LO DIJO
“Soy sádico en el aspecto de que me gusta involucrarme en una película, sufrirla y disfrutarla”
Jonás Cuarón, director