Para darle la bienvenida a la juventud, la encantadora Jatzive Domínguez Cervantes protagonizó una acción de gracias en la Catedral Basílica de Nuestra Señora de la Asunción.
Sus padres, Francisco Javier Domínguez y Elena Cervantes, así como de sus padrinos, Eduardo Romero y Ana Lilia López, acompañaron a la quinceañera ante Dios para honrarlo por permitirle llegar a la edad de las ilusiones con plena salud.
Al dirigirse a la asamblea, el ministro de Cristo, les invitó a unirse a él en sus plegarias para solicitar bendiciones en honor de Jatzive y su nueva etapa de vida. Como mujer, la invitó a agradecerle a Dios el don de la vida y, a sus padres, las virtudes y el apoyo que le han brindado a lo largo de su vida.
Finalmente, la festejada abandonó el recinto sagrado para reunirse con todos sus seres queridos en una emotiva recepción en el salón Quinta San Joaquín, donde compartió una maravillosa velada que inició con un brindis a su salud.