CDMX.- Ni coronas ni cetros: bastó con su voz, belleza y sentimiento para que Edith Márquez, “La Reina del Palenque”, y Ana Bárbara, “La Reina Grupera”, fueran veneradas por las 12 mil personas que se reunieron la noche del sábado en la Arena Ciudad de México.
Pero en realidad fueron ellas quienes se encargaron de agasajar a su audiencia desde las 21:30 horas, cuando arrancaron la velada con “Entre ella y yo” a dueto, dinámica novedosa en sus respectivas carreras, con la que realizan la gira «Par de Reinas» por varios escenarios del continente.
También hubo alternancia con espacios de lucimiento individual, así como derroche de sensualidad con los cambios de vestuario que realizaron durante la noche: en su mayoría bodies y faldas cortas con pedrería, además de transparencias muy celebradas por los caballeros.
“Es un gusto estar juntas esta noche frente a tanta gente, sentimos una gran emoción por el recibimiento que han dado a este proyecto que nos ha permitido compartir música, emociones y aprendizajes”, dijo Edith.
El fulgurante escenario y concepto del tour auspiciado por Bobo Producciones sorprendió a los asistentes con una decena de bailarines, diseño de iluminación, proyecciones y pantallas retráctiles que agregaron dramatismo a las interpretaciones.
“Durante siglos, a las mujeres nos han dicho se todo: que somos pasionales, hipersensibles, incomprensibles, que estamos locas… Pero si es para ser felices, ¡que nos digan lo que quieran!”, expresó Ana Bárbara, lo que le valió una ovación digna de una soberana. (Jonathan Garavito/Agencia Reforma)