Son marido y mujer

“Dios juntó nuestras manos y nos señaló el camino… Nosotros unimos nuestras vidas y lo recorreremos con amor y fe”, es la frase de amor que pronunció durante sus esponsales, la pareja de novios formada por Mariana Hernández Patiño y Jonathan Gutiérrez Corrales.
La iglesia de San Isidro Labrador ubicada en la Hacienda Garabato, enmarcó la ceremonia donde los contrayentes intercambiaron votos matrimoniales.
Presentes en la celebración estuvieron sus respectivos familiares y amigos, destacando la asistencia de los señores: Alejandro Hernández Campos y Margarita Patiño Patiño, papás de Mariana; José Gutiérrez Romo y Bertha Cecilia Corrales Castillo, papás de Jonathan.
Emotivo fue el momento en que los enamorados se tomaron de la mano y frente a la imagen del Creador, prometieron permanecer unidos hasta el final de sus días, recibir con amor los hijos que Dios les mande como fruto de su amor y fundar un hogar con bases sólidas y firmes que soporten las adversidades de la vida.
Con gran emoción, dijeron “Sí, acepto”, convirtiéndose así en marido y mujer, provocando el espontáneo aplauso de la concurrencia.
Al final, los jardines de la Hacienda Garabato, enmarcaron la recepción en honor a los nuevos esposos, quienes eligieron el tema de la charrería para llevar a cabo el evento más importante de su vida.