Son las redes sociales un apoyo para la difusión de la información, sin embargo, su uso debe ser responsable y cauteloso, ya que si bien permiten una inmediatez de los hechos, y matizan los conflictos, además de que facilitan la localización posterior de algún dato en específico, su función debe cambiar, pues se perfila un futuro de la información más organizada y efectiva, acentuó el fotoperiodista, Pedro Valtierra.
“Ya no es como antes, de que pasaban las cosas y nunca te enterabas, ahora generalmente te enteras casi de inmediato; eso es muy bueno, ayuda mucho a la sociedad. El periodismo debe servir para eso, para ayudar y apoyar a la sociedad; tenemos que valorar y tomarlo en cuenta. Yo de pronto me espanto porque veo tantas cosas de las redes sociales; porque a los periodistas los cuestionamos y decimos que no lo son, y propiamente no es así, pero finalmente están haciendo una labor de informar, y de pronto dicen unas cosas que no existen, ese es el riesgo”, reconoció.
Al ser cuestionado respecto a la violencia que han sufrido algunos periodistas en diversos puntos del país, desatando una ola de inestabilidad; el especialista la calificó como una guerra en la que varios entes están involucrados, sin embargo son los medios los que por desgracia llegan a pagar las consecuencias.
“Es una guerra tonta, es un conflicto que lamentablemente los que estamos en la primera línea, los periodistas, somos los que llevamos la peor parte, porque tenemos que estar ahí; me parece que para la prensa, no hay necesidad de tener una historia de esta manera, en la que pierde la sociedad, pierde la prensa y perdemos todos. Los que han puesto una parte de los muertos son los periodistas, más allá de quien los haya matado o no, porque luego se piensa que solamente son los grupos de delincuencia organizada, pero también se aprovecha ahí otras situaciones, y nuestra cuota de sangre ha sido muy alta”, lamentó.
Puntualizó que pese a ello, no se ha logrado una verdadera libertad de expresión, sin llegar al abuso, o caer en la autocensura.
“Es hasta cierto punto controlada, la relación que tienen muchos periódicos, no todos, con el estado, daña la libertad y la posibilidad de cuestionar y criticar; yo creo que tenemos que ser cuidadosos, reflexionando sobre si esta libertad es real o no; yo creo que es relativa y se ha ganado con muchos esfuerzos y mucho trabajo, e incluso con la vida de muchos periodistas. Yo no estoy muy convencido todavía de que esta libertad exista, hay mucha autocensura”, recalcó.