Para celebrar cincuenta años de feliz matrimonio, los señores Juvenal Rangel Romo y Emma Hilda Nieves Cansino se presentaron ante Dios en acción de gracias.
El templo de San Miguel Arcángel sirvió de marco para la ceremonia en la que el matrimonio Rangel Nieves acompañados de sus hijos: Emma Hilda, María Elena, Daniel, Jaime, Esthela y Miguel Ángel, así como de sus nietos y bisnietos, renovaran su compromiso de fidelidad y entrega ante los ojos de Dios, durante sus bodas de oro.
Para ellos fueron dirigidas las oraciones que su familia y amistades elevaron al Todopoderoso, con la finalidad de que siga derramando su gracias sobre el matrimonio de Juvenal y Emma Hilda como lo ha hecho a lo largo de medio siglo y en el cual los ha conformado como un ejemplo unión fraterna.
Al concluir la solemnidad religiosa, la familia convocó a una emotiva recepción que se llevó a cabo en el salón Fiesta Universidad, a la cual en honor al matrimonio acudieron amistades y familiares más cercanos para manifestarles su reconocimiento por permanecer siempre juntos en su maravilloso hogar.

Compartir
Artículo anteriorEjemplo que inspira
Artículo siguienteBoda en puerta